STS, 10 de Abril de 2003

Procedimiento:D. FERNANDO CID FONTAN
Fecha de Resolución:10 de Abril de 2003
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo
RESUMEN

MARCAS. REGISTRACIÓN.La apreciación de si existe o no riesgo de confusión entre las marcas es una cuestión de hecho deducida de la prueba, que es competencia exclusiva del Tribunal de instancia como órgano a quien corresponde la apreciación conjunta de la prueba, y que tal cuestión de apreciación no es susceptible de ser alterada en vía casacional más que en los escasos supuestos de prueba tasada admitida por la Ley de Enjuiciamiento Civil. Se desestima el recurso contencioso administrativo. Se inadmite el recurso de casación.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a diez de Abril de dos mil tres.

En el recurso de casación nº 6895/1997, interpuesto por la Procuradora Dª. Almudena González García, asistida de Letrado, en nombre y representación de MAKRO AUTOSERVICIO MAYORISTA, S.A., contra la sentencia nº 1 dictada por la Sección Novena de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el recurso contencioso-administrativo nº 1010/1994, con fecha 8 de enero de 1997, sobre concesión de la marca nº 1.551.063; siendo parte comparecida la Administración General del Estado, representada y defendida por el Sr. Abogado del Estado.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

En el proceso contencioso administrativo nº 1010/94, de la Sección 9ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictó sentencia nº 1 de fecha 8 de enero de 1997, desestimando el recurso contencioso-administrativo interpuesto por MAKRO AUTOSERVICIO MAYORISTA, S.A. contra resoluciones de la oficina Española de Patentes y Marcas de 5 de enero de 1993 y 16 de marzo de 1994 que concedieron la inscripción registral de la marca gráfica nº 1.551.063 a favor de D. Juan Tarre Penales. Notificada dicha sentencia a las partes, por la representación de MAKRO AUTOSERVICIO MAYORISTA, S.A. se presentó escrito preparando recurso de casación, el cual fue tenido por preparado en providencia de la Sala de instancia de fecha 4 de junio de 1997, al tiempo que ordenó remitir las actuaciones al Tribunal Supremo, previo emplazamiento de los litigantes.

SEGUNDO

Emplazadas las partes, el recurrente compareció en tiempo y forma ante este Tribunal Supremo, al tiempo que formuló en fecha 4 de julio de 1997, el escrito de interposición del recurso de casación, en el cual, tras exponer los motivos de impugnación que consideró oportunos, solicitó se declarara haber lugar al recurso casando la sentencia recurrida y dictando otra declarando la revocación de la concesión del registro de marca nº 1.55.063 "MK", gráfica.

TERCERO

El recurso de casación fue admitido por providencia de la Sala de fecha 10 de noviembre de 1998, en la cual se ordenó también entregar copia del escrito de formalización del recurso a la parte comparecida como recurrida (la Administración del Estado), a fin de que en el plazo de treinta días pudiera oponerse al recurso, lo que hizo en escrito presentado en fecha 4 de diciembre de 1998, en el que expuso los razonamientos que creyó oportunos y solicitó se dictara sentencia declarando no haber lugar al recurso de casación y confirmando la sentencia recurrida, con imposición de costas al recurrente.

CUARTO

Por providencia de fecha 13 de febrero de 2003, se señaló para votación y fallo de este recurso de casación el día 3 de abril de 2003, fecha en que tuvo lugar el acto.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

En el presente recurso se articula un único motivo de casación al amparo del Art. 95.1.4º de la Ley Jurisdiccional por infracción del artículo 12.1 a) de la Ley de Marcas 32/1988, de 10 de noviembre, y por infracción de la jurisprudencia aplicable para resolver las cuestiones objeto de debate.

SEGUNDO

Esta Sala tiene reiteradamente declarado, que la apreciación de si existe o no riesgo de confusión entre las marcas es una cuestión de hecho deducida de la prueba, que es competencia exclusiva del Tribunal de instancia como órgano a quien corresponde la apreciación conjunta de la prueba, y que tal cuestión de apreciación no es susceptible de ser alterada en vía casacional más que en los escasos supuestos de prueba tasada admitida por la Ley de Enjuiciamiento Civil.

TERCERO

En el caso presente, la Sala de instancia reconoce en su sentencia que las marcas enfrentadas "MK" nº 1.551.063, aspirante y la nº 1.122.210 "M&K" oponente, son diferentes e inconfundibles gráficamente, y que aunque los productos que ambas protegen sean idénticos de la clase 25ª, no existe riesgo de confusión en el mercado pues a simple vista se diferencian gráficamente, y el hecho de que ambas contengan las letras M y K, además de tener un grafismo diferente, las letras M y K, de diferentes colores, están separadas por el signo "&". Es reiterada doctrina de esta Sala que las letras como los números, son elementos de uso común, pertenecientes al dominio público y como tal no susceptibles de ser utilizadas por nadie en exclusiva, y por tanto, el que pretenda registrarlas como marca, siempre y cuando tenga substantividad e individualidad propia, no puede impedir a otros que las usen en sus propias marcas diferentes de las del primero, pues por ser éstas (las letras) comunes cualquiera tiene derecho a usarlas, siempre que contengan suficientes elementos diferenciativos que eviten toda confusión entre ellas, como sucede en el caso de autos, de todo lo cual se deduce que no existe infracción del artículo 12.1 a) de la Ley de Marcas ni de la jurisprudencia de la Sala aplicable al mismo. Procede desestimar el único motivo de casación articulado por el recurrente.

CUARTO

Al desestimar el único motivo de casación alegado, procede declarar no haber lugar al presente recurso de casación, y hacer expreso pronunciamiento sobre las costas del mismo al recurrente conforme dispone el Art. 102.3 de la Ley Jurisdiccional.

En atención a todo lo expuesto, en nombre de Su Majestad EL REY,

FALLAMOS

Que declaramos no haber lugar y, por lo tanto, desestimamos el presente recurso de casación nº 6895/1997, interpuesto por la Procuradora Dª. Almudena González García, en nombre y representación de MAKRO AUTOSERVICIO MAYORISTA, S.A. contra la sentencia nº 1 de fecha 8 de enero de 1997, dictada por la Sección Novena de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el recurso contencioso administrativo nº 1010/94, con expresa condena en costas al recurrente.

Así por esta nuestra sentencia, que deberá insertarse por el Consejo General del Poder Judicial en la publicación oficial de jurisprudencia de este Tribunal Supremo, definitivamente juzgando , lo pronunciamos, mandamos y firmamos PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia en el mismo día de su fecha por el Magistrado Ponente Excmo. Sr.D. FERNANDO CID FONTÁN, estando constituida la Sala en audiencia pública de lo que, como Secretario certifico.