ATS, 13 de Marzo de 2019

Ponente:EDUARDO BAENA RUIZ
Número de Recurso:3347/2018
Procedimiento:Civil
Fecha de Resolución:13 de Marzo de 2019
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Primera, de lo Civil
 
ÍNDICE
CONTENIDO

T R I B U N A L S U P R E M O

Sala de lo Civil

Auto núm. /

Fecha del auto: 13/03/2019

Tipo de procedimiento: CASACIÓN

Número del procedimiento: 3347/2018

Fallo/Acuerdo:

Ponente: Excmo. Sr. D. Eduardo Baena Ruiz

Procedencia: AUD.PROVINCIAL SECCIÓN N. 3 DE NAVARRA

Letrada de la Administración de Justicia: Ilma. Sra. Dña. María Angeles Bartolomé Pardo

Transcrito por: SJB/MJ

Nota:

CASACIÓN núm.: 3347/2018

Ponente: Excmo. Sr. D. Eduardo Baena Ruiz

Letrada de la Administración de Justicia: Ilma. Sra. Dña. María Angeles Bartolomé Pardo

TRIBUNAL SUPREMO

Sala de lo Civil

Auto núm. /

Excmos. Sres.

D. Francisco Marin Castan, presidente

D. Ignacio Sancho Gargallo

D. Eduardo Baena Ruiz

En Madrid, a 13 de marzo de 2019.

Esta sala ha visto

Ha sido ponente el Excmo. Sr. D. Eduardo Baena Ruiz.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

La representación procesal de don Celestino presentó escrito de interposición de recurso de casación, contra la sentencia dictada, con fecha 30 de abril de 2018, por la Audiencia Provincial de Navarra, Sección 3.ª, en el rollo de apelación 283/2017 , dimanante del juicio de divorcio 481/2016 del Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Pamplona.

SEGUNDO

Mediante diligencia de ordenación se tuvo por interpuesto el recurso de casación y se acordó la remisión de las actuaciones a la Sala Primera del Tribunal Supremo, previo emplazamiento de las partes ante este Tribunal por término de treinta días.

TERCERO

La procuradora doña Arantxa Torrealday García, en representación de la parte recurrente se personó ante sala en tal condición. El procurador don Luis José García Barrenechea fue designado para la representación de doña Socorro , como parte recurrida.

CUARTO

La parte recurrente, efectuó el depósito para recurrir exigido por la disposición adicional 15.ª LOPJ .

QUINTO

Por providencia de fecha 30 de enero de 2019, se pusieron de manifiesto las posibles causas de inadmisión del recurso a las partes personadas.

SEXTO

Mediante sendos escritos, la parte recurrente manifiesta su disconformidad con las posibles causas de inadmisión puestas de manifiesto, mientras que la parte recurrida, muestra su conformidad con las mismas.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

Por la parte recurrente se formalizó recurso de casación contra una sentencia dictada, en un juicio de divorcio, con tramitación ordenada por razón de la materia, en el Libro IV LEC, recurrible en casación por el cauce previsto en el ordinal 3.º del artículo 477.2 LEC , que exige acreditar debidamente el interés casacional.

SEGUNDO

En el recurso de casación que se interpone, al amparo del ordinal 3.º del artículo 477.2 LEC , alegando interés casacional por oposición a la jurisprudencia del TS, se alega un único motivo, por infracción del art. 97 CC , y lo dice interponer por acoger la sentencia recurrida un criterio objetivista del desequilibrio de las partes, que manifiesta estar totalmente superado por la sala, alejándose de la doctrina de esta, en relación a los criterios a tener en cuenta para determinar la existencia o no de desequilibrio entre los cónyuges. Cita las SSTS de 10 de febrero de 2005 , la núm. 864/2010 . Explica que: i) no se puede concluir que el supuesto desequilibrio traiga causa de la ruptura de la convivencia, ii) que la atención a la familia de la Sra. Socorro , no la impidió trabajar, no ha sufrido ningún perjuicio por el matrimonio en cuanto a su capacidad de trabajo, iii) en 2007 se marchó del hogar familiar, dejando a los hijos con el padre, iv) desde 2007, en que se fue del hogar familiar no contribuyó con nada a las cargas del matrimonio y v) ha existido desde 2007 un periodo de varios años de separación de hecho, sin reclamar pensión.

La parte recurrente mantiene en casación, en definitiva, la improcedencia de la pensión compensatoria.

La sentencia dictada por la Audiencia Provincial, y en lo que al presente interesa, estima el recurso de apelación interpuesto por la ahora parte recurrida- y fija una pensión compensatoria a favor de la esposa de 500 euros mensuales. Tras declarar probado que: i) el matrimonio duró 25 años, que la esposa no trabajó y se ocupó de la familia, ii) que tras el cese de la convivencia conyugal en 2007 siguió existiendo vinculación económica ya que la Sra. Socorro hasta el año 2010, sacaba dinero mensualmente de la cuenta; iii) que después del 2010 el esposo ayudaba económicamente a la esposa; iv) que hubo varios intentos de retomar la relación, por lo que la ruptura definitiva se produjo en 2013 -la demanda se presentó en 2016-; iv) el estado de salud de la esposa es realmente precario, limitando su capacidad para trabajar con normalidad, teniendo reconocida una discapacidad del 16%, y encontrándose en situación de incapacidad; estima que el desequilibrio económico existía al tiempo de la ruptura y se ha mantenido estos años.

TERCERO

El recurso de casación ha de ser inadmitido por incurrir en la causa de inadmisión de inexistencia de interés casacional, ( artículo 483.2.3.º LEC en relación con el artículo 477.2.3 y 3.º LEC ) por no infringirse la doctrina de la sala, por depender sustancialmente la solución del problema planteado de las circunstancias fácticas concurrentes, y porque la aplicación de la doctrina invocada sólo podría conllevar una modificación del fallo si se omiten parcialmente los hechos declarados probados y se elude su razón decisoria.

En efecto, la STS núm. 68372015 de 1 de diciembre declaró:"[...]La sentencia de esta Sala de 18 de marzo de 2014 declara como doctrina jurisprudencial que "el desequilibrio que da lugar a la pensión compensatoria debe existir en el momento de la separación o del divorcio y los sucesos posteriores no pueden dar lugar al nacimiento de una pensión que no se acredita cuando ocurre la crisis matrimonial", precisando la sentencia de 17 de diciembre de 2012 que, en principio, y salvo circunstancias muy concretas de vinculación económica entre los cónyuges, no existe desequilibrio económico en las situaciones prolongadas de ruptura conyugal. "Se entiende que cada uno de ellos ha dispuesto de medios propios de subsistencia y mal se puede argumentar por quien la solicita que la separación o divorcio es determinante para el de un empobrecimiento en su situación anterior en el matrimonio, situación que en el peor de los casos sería la misma, pero no agravada por la ruptura" ( Sentencia de 3 de junio de 2013 ). Lo que no es posible es instrumentalizar el juicio de divorcio para solicitar una prestación económica que se ha demostrado innecesaria para su sostenimiento, y perturbadora, si se quiere, del régimen de vida llevado hasta la fecha por uno y otro cónyuge hasta la formulación de la demanda por uno de ellos.

No es, por tanto, un problema de tiempo de separación, sino de las circunstancias se deben valorar en cada caso para ver si a la vista de un largo periodo de separación de hecho, sin petición económica alguna, cabe o no presumir la existencia de desequilibrio económico entre los cónyuges en el momento de la ruptura. La sentencia de 30 de septiembre 2014 contempla una separación de cinco años que creó en la esposa "una situación consolidada de independencia económica y de autonomía patrimonial incompatible con la concepción de inestabilidad económica". Es decir, se niega la pensión a partir de una presunción de no existencia de desequilibrio económico en el momento de la ruptura, que se destruye cuando, pese a una separación prolongada, los esposos han intercambiado ayudas económicas por parte de uno o de ambos o, cuando, como aquí sucede, no consta, como declara probado la sentencia, que "ambas partes hayan asumido vidas económicas independientes, por lo que el transcurso del tiempo no ha sido suficiente para entender inexistente el citado desequilibrio" ; razones que determinan que el recurso no pueda ser acogido".

La audiencia concluye que en el presente caso si existe desequilibrio económico, y lo hace siguiendo la doctrina de la sala, por lo que no existe la infracción denunciada, siendo que resuelve atendiendo a las circunstancias concurrentes, sin que pueda calificarse de arbitraria irrazonable o ilógica, únicos supuestos en que se infringiría la doctrina de la sala. La recurrente altera las circunstancias ofreciendo una realidad diferente de la que fija la sentencia recurrida como supuesto de hecho para aplicar la consecuencia jurídica, alteración de los hechos que determina la inexistencia de interés casacional.

Debe recordarse que el interés casacional consiste en el conflicto jurídico producido por la infracción de una norma sustantiva aplicable al objeto del proceso (que es el motivo del recurso de casación), en contradicción con la doctrina jurisprudencial invocada (lo que constituye presupuesto del recurso), por lo que es obvio que ese conflicto debe realmente existir y ser acreditado por la parte. En el presente caso el interés casacional representado por dicha contradicción con la jurisprudencia no se refiere al modo en que fue resuelta la cuestión en función de los elementos fácticos, así como de las valoraciones jurídicas realizadas en la sentencia a partir de tales elementos, sino que se proyecta hacia un supuesto distinto al contemplado en ella, desentendiéndose del resultado de hecho y de las consecuencias jurídicas derivadas de los mismos y eludiendo, en definitiva, que el criterio aplicable para la resolución del problema jurídico planteado depende de las circunstancias fácticas de cada caso.

En virtud de cuanto ha quedado expuesto en la fundamentación jurídica que antecede, no es posible tomar en consideración las manifestaciones realizadas por la recurrente en el trámite de alegaciones, en relación a la admisión del recurso interpuesto en cuanto no desvirtúan la efectiva concurrencia de las causas de inadmisión que se pusieron de manifiesto.

CUARTO

Consecuentemente procede declarar inadmisible el recurso de casación, declarando firme la sentencia, de conformidad con lo previsto en el artículo 483.4 LEC , dejando sentado el artículo 483.5 de la misma Ley , que contra este auto no cabe recurso alguno.

QUINTO

Abierto el trámite contemplado en el artículo 483.3 LEC , y presentado escrito de alegaciones por la parte recurrida procede imponer las costas a la parte recurrente, quien perderá el depósito constituido.

PARTE DISPOSITIVA

LA SALA ACUERDA :

  1. ) Inadmitir el recurso de casación interpuesto por la representación procesal de don Celestino contra la sentencia dictada, con fecha 30 de abril de 2018, por la Audiencia Provincial de Navarra, Sección 3.ª, en el rollo de apelación 283/2017 , dimanante del juicio de divorcio 481/2016 del Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Pamplona.

  2. ) Declarar firme dicha resolución.

  3. ) Imponer las costas a la parte recurrente, quien perderá el depósito constituido.

  4. ) Y remitir las actuaciones, junto con testimonio de esta resolución, al órgano de procedencia, previa notificación de la presente resolución por este órgano a las partes recurrente y recurrida comparecidas ante esta sala.

Contra la presente resolución no cabe recurso alguno.

Así lo acuerdan, mandan y firman los Excmos. Sres. Magistrados indicados al margen.