STS 677/1994, 9 de Julio de 1994

Ponente:D. FRANCISCO MORALES MORALES
Número de Recurso:1762/1991
Procedimiento:RECURSO DE CASACIÓN
Número de Resolución:677/1994
Fecha de Resolución: 9 de Julio de 1994
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Primera, de lo Civil
RESUMEN

PÓLIZA. ALCANCE DEL RIESGO CUBIERTO. La teoría del riesgo atenúa, aunque no excluye, la exigencia del elemento psicológico y culpabilístico de la responsabilidad extracontractual. Es aplicable solamente a los supuestos de daños generados como consecuencia del desarrollo o ejercicio de actividades peligrosas. En primera instancia se desestima demanda. Se desestima apelación. Se desestima casaci?

 
ÍNDICE
CONTENIDO

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a nueve de Julio de mil novecientos noventa y cuatro.

Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al margen indicados, el recurso de casación contra la sentencia dictada en grado de apelación por la Audiencia Provincial de Avila, como consecuencia de autos de juicio declarativo ordinario de menor cuantía, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia número Uno de Avila, sobre reclamación de cantidad; cuyo recurso ha sido interpuesto por ENTIDAD MERCANTIL A.G.F. Seguros, S.A., representada por el Procurador D. Francisco Javier Rodríguez Tadey y defendida por el Letrado D. Francisco José Losada González; siendo parte recurrida DOÑA Elsa, representada por el Procurador D. Emilio García Fernández y asistida por el Letrado D. Pablo Casillas González; COMPAÑIA MERCANTIL FINANCIERA NACIONAL DE SEGUROS Y REASEGUROS; COMPAÑIA ANONIMA ESPAÑOLA FINASYR; hoy SCHWIEZ, representada por el Procurador de los Tribunales D. Javier Ulargui Echevarría y asistida por el Letrado D. José Moya Caromina; en el que también fué parte RodolfoY Jesús María, no personados en estas actuaciones.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

El Procurador D. José Antonio García Cruces en nombre y representación de La Entidad Mercantil A.G.F. Seguros, S.A., formuló ante el Juzgado de Primera Instancia de Avila, demanda de juicio declarativo ordinario de menor cuantía contra Dª Elsa, La Entidad Mercantil Financiera Nacional de Seguros y Reaseguros Compañía Anónima Española (Finasyr) en la persona de su representante legal y contra D. Jesús María, sobre reclamación de cantidad, alegó los hechos y fundamentos de derecho que constan en autos y terminó suplicando en su día se dicte sentencia por la que se condene a los demandados en forma conjunta y solidaria a satisfacer a su representante la Entidad A.G.F. Seguros S.A. la cantidad de TRES MILLONES SETECIENTAS NOVENTA Y TRES MIL SETECIENTAS TREINTA Y UNA PESETAS, más el interés legal desde la interposición de la presente, condenando al tiempo a dichos demandados al pago de las costas de esta litis.

SEGUNDO

Admitida la demanda y emplazados los demandados, se personó en autos la Procuradora Dª María Jesús Sastre Legido en representación de Dª Elsa, quien contestó a la demanda, oponiendo los hechos y fundamentos de derecho que constan en autos alegando la excepción de falta de legitimación pasiva y terminó suplicando en su día se dicte sentencia por la que se desestime íntegramente la demanda con imposición de costas a la actora.

La Procuradora Dª Beatriz-Luisa González Fernández en representación de la entidad mercantil Financiera Nacional de Seguros y Reaseguros, CIA. Anónima Española (Finasyr), alegó los hechos y fundamentos de derecho que constan en autos y terminó suplicando en su día se dicte sentencia por la que se absuelva a su parte de la demanda y para el supuesto de desestimación de este pedimento, se consigne la limitación del riesgo, asumido hasta el límite reflejado en la póliza.

Igualmente contestó a la demanda el Procurador D. José Miguel Cabanillas Arias en representación de Dª Frida, en nombre de sus hijos menores Rodolfoy Luis Carlos, alegó los hechos y fundamentos de derecho que constan en autos con la excepción de falta de legitimación pasiva y terminó suplicando en su día se dicte sentencia por la que se absuelva a sus representados.

TERCERO

Convocadas las partes para comparecencia se celebró en el día y hora señalados con los resultados que constan en autos. Recibido el pleito a prueba, se practicó la que propuesta por las partes fue declarada pertinente y figura en las respectivas piezas separadas. Unidas a los autos las pruebas practicadas, se entregaron los mismos a las partes para conclusiones.

CUARTO

El Ilmo. Sr. Magistrado Juez de primera instancia dictó sentencia en fecha siete de Noviembre de mil novecientos noventa, cuyo fallo es el siguiente: "Que debo declarar y declaro no haber lugar a la condena de pago de 3.793.731 Ptas., solicitada por A.G.F. Seguros, contra Doña Elsay D. Rodolfoy D. Jesús María, representados por su madre Doña Frida, y a FINASYR, absolviendo a los demandados de la misma. Se imponen las costas del Juicio a la parte Actora."

QUINTO

Apelada la sentencia de primera instancia la Audiencia Provincial de Avila dictó sentencia en fecha ocho de Mayo de mil novecientos noventa y uno, cuya parte dispositiva a tenor literal es la siguiente: "Que desestimando, como desestimamos, el recurso de apelación interpuesto a nombre de "AGF IBERICA, S.A. DE SEGUROS" contra la sentencia dictada el 7 de Noviembre de 1990, por el Sr. Juez de 1ª Instancia del Juzgado nº 3 de los de Avila, la debemos confirmar y la confirmamos íntegramente e imponiendo las costas de esta apelación a la recurrente."

SEXTO

El Procurador D. Francisco Javier Rodríguez Tadey en nombre y representación de la Entidad AGF Seguros S.A., interpuso recurso de casación con apoyo en los siguientes motivos: PRIMERO.- Procede el recurso al amparo de lo establecido en el nº 4 del art. 1692 de la L.E.C. por error de hecho en la apreciación de la prueba, al estimar la Sala sentenciadora que no se ha probado el como y el por qué se produjo el incendio, que constituyen elementos indispensables de la causa eficiente de elemento dañoso, cuando constan en documentos, que obran en autos, el origen del incendio, documentos que expresamente se mencionan e identifican en el cuerpo del motivo dando con ello cumplimiento a lo establecido en el art. 1707 de la L.E.C. SEGUNDO.- Al amparo del art. 1692, nº 4 de la L.E.C. por error de hecho en la apreciación de la prueba. TERCERO.-Al amparo del art. 1692, 5 de la L.E.C. por aplicación indebida de lo establecido en el art. 1104 del C.c. CUARTO.- Al amparo del art. 1692, nº 5 de la L.E.C. por inaplicación de lo preceptuado en el art. 1902 del C.c. en relación con el art. 1908 del mismo texto legal y la doctrina jurisprudencial que lo interpreta. QUINTO.- Al amparo del art. 1692, nº 5 de la L.E.C. por inaplicación de lo establecido en el art. 43 de la L.de Contrato de Seguro, Ley 50/1980 de 8 de Octubre.

SEPTIMO

Admitido el recurso y evacuado el trámite de instrucción, se señaló para la celebración de la vista el día 22 de Junio de 1994.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr. D. FRANCISCO MORALES MORALES

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

Los antecedentes previos que han de ser tenidos en cuenta son los siguientes: 1º Dª Elsaes arrendataria de un local comercial sito en planta NUM000y sótano del edificio número NUM001de la CALLE000, de Avila, en donde tiene instalado un negocio denominado "DIRECCION000", dedicado a la venta de zapatos.- 2º Sobre las cuatro horas y treinta minutos aproximadamente de la madrugada del día 16 de Abril de 1989 se produjo un incendio en el interior del referido negocio que, además de la destrucción de las mercaderías allí existentes, ocasionó daños en los elementos comunes y varias viviendas del expresado edificio.- 3º La Comunidad de Propietarios del mencionado edificio tenía concertada con la entidad "A.G.F. Seguros S.A." una Póliza de Seguro, modalidad "multirriesgo comunidades", que garantizaba, aparte de otros, los daños causados en dicho edificio como consecuencia de incendio.- 4º En cumplimiento de dicho seguro, la entidad "A.G.F. Seguros, S.A." indemnizó a la referida Comunidad de Propietarios los daños causados en el edificio como consecuencia del aludido incendio, por un importe total de tres millones setecientas noventa y tres mil setecientas treinta y una (3.793.731) pesetas.- 5º Por su parte, Dª Elsa, con relación a su expresado negocio de venta de zapatos, tenía concertado con la entidad "Financiera Nacional de Seguros y Reaseguros, Compañía Anónima de Seguros", en anagrama FINASYR (hoy denominada "Schweiz, Compañía Anónima de Seguros) una póliza de Seguro Combinado del Comercio que, aparte de otros, cubría el riesgo de responsabilidad civil extracontractual, derivada del expresado negocio.- 6º Con relación al aludido incendio, el Juzgado de Instrucción número Dos de Avila instruyó las Diligencias Previas penales número 321/89, las cuales fueron terminadas por auto de 7 de Junio de 1989, por el que se decretó el sobreseimiento provisional de las mismas, al no ser conocido el autor del referido incendio.

SEGUNDO

Con base en dichos antecedentes previos, la entidad "A.G.F. Seguros, S.A.", subrogándose en los derechos de la Comunidad de Propietarios del edificio número NUM001de la CALLE000, de Avila, promovió contra Dª Elsa(dueña del negocio "DIRECCION000"), los menores Rodolfoy Jesús María(propietarios del local en el que está instalado el referido negocio), representados por su madre Dª Frida, de estado viuda, y contra la entidad FINASYR (hoy denominada "Schweiz, Compañía Anónima de Seguros) el proceso de que este recurso dimana, en el que postuló se condene a dichos demandados, con carácter de deudores solidarios, a pagarle la cantidad de tres millones setecientas noventa y tres mil setecientas treinta y una (3.793.731) pesetas. En dicho proceso, en grado de apelación, recayó sentencia de la Audiencia Provincial de Avila, por la que, confirmando la de primera instancia, desestima totalmente la demanda y absuelve de la misma a todos los demandados. Contra la referida sentencia de la Audiencia, la demandante entidad "A.G.F. Seguros, S.A." ha interpuesto el presente recurso de casación con cinco motivos.

TERCERO

La sentencia aquí recurrida, tras una valoración de toda la prueba practicada, basa la "ratio decidendi" de su pronunciamiento desestimatorio de la demanda en que, en el caso contemplado, la teoría del riesgo no puede ser apreciada, "pues la actividad que se desarrollaba en el local era la de almacén y venta de zapatos, prendas que al no ser inflamables no engendran peligro de incendio (vid. ss. de 18 de Abril de 1990, 5 de Mayo y 16 de Febrero de 1988) siendo de destacar que en la demanda ni siquiera se ha aludido a la causa del incendio, limitándose a señalar la fecha, el lugar y las consecuencias dañosas que se siguieron, cuando el 'cómo' y el 'por qué' se produjo el accidente constituyen elementos indispensables de la causa eficiente del evento dañoso (s. 27 de Octubre de 1990) y como es precisa la existencia de una prueba terminante relativa al nexo entre la conducta de los demandados y la producción del daño y aquí, como queda dicho, no se ha acreditado, ofrecido prueba ni manifestado cuál fué esa conducta, procede desestimar la demanda, siendo de resaltar la actitud de la actora, que teniendo en su poder el informe elaborado por sus peritos sobre las causas y circunstancias del incendio, no lo ha aportado a los autos, omisión reveladora de que su contenido le es perjudicial" (Fundamento jurídico primero y único -el segundo lo dedica a las costas- de la sentencia recurrida).

CUARTO

Por el motivo primero, con sede procesal en el ordinal cuarto del artículo 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (en su redacción anterior a la hoy vigente), se dice denunciar error de hecho en la apreciación de la prueba, basado en documentos que obran en autos, que demuestran la equivocación del juzgador sin resultar contradichos por otros elementos probatorios. Aunque no lo concreta con exactitud, parece que el error de hecho probatorio, que pretende denunciar, la entidad recurrente lo hace consistir, según dice textualmente al final del alegato del motivo, en que "el incendio no ha sido provocado y que se inició en el local de los demandados, por lo que al no entenderlo así la Sala sentenciadora incurre en este primer motivo de casación". Para evidenciar ese supuesto y evanescente error probatorio que dice denunciar, la recurrente invoca, como documentos obrantes en autos, los siguientes: a) El informe del Ayuntamiento de Avila, relativo a la actuación del servicio de bomberos en el siniestro de la zapatería, obrante al folio 62 de las actuaciones; b) El acta de inspección ocular, efectuado por la policía y obrante a los folios 64 y 210 vuelto de los autos; c) El proyecto de ejecución de obra del arquitecto D. Héctory en concreto el plan de planta obrante al folio 94 de los autos; d) El informe pericial de la firma "Striano y Cutuli" aportado por la parte contraria y a los folios 145 y 146 de los autos; e) El informe del servicio de extinción de incendios del Ayuntamiento de Avila obrante al folio 218; f) La certificación de la Comisaría de Policía de Avila obrante al folio 220; g) El informe de los peritos Striano y Cutuli, obrante al folio 160 de los autos. El expresado motivo ha de ser desestimado por las consideraciones siguientes: 1ª Porque es reiterada doctrina de esta Sala la de que carecen de idoneidad para servir de soporte documental a un motivo por error de hecho en la apreciación de la prueba (antiguo ordinal cuarto) los informes periciales (Sentencias de 17 de Enero de 1984, 8 de Enero de 1985, 17 de Junio de 1987, 26 de Septiembre de 1988, 16 de Mayo de 1989, 22 de Enero de 1992), los testimonios de actuaciones penales y de atestados de la Policía (Sentencias de 19 de Enero de 1984, 9 de Julio de 1985, 17 de Julio de 1987, 17 de Mayo de 1988, 15 de Marzo de 1989, 18 de Febrero de 1991) y los documentos administrativos (Sentencias de 6 de Febrero de 1984, 23 de Abril de 1985, 15 de Diciembre de 1988, 29 de Septiembre de 1989, 12 de Febrero de 1990, 18 de Enero de 1991).- 2ª Porque todos los referidos informes que ahora, en un intento de una nueva y casacionalmente inadmisible valoración de la prueba practicada, invoca la recurrente, ya han sido tenidos en cuenta y valorados por los juzgadores de la instancia, en sus coincidentes sentencias, lo que igualmente les priva de la referida idoneidad para servir de soporte documental a un motivo de la clase expresada.- 3ª Porque la sentencia recurrida no ha afirmado que el incendio hubiera sido provocado dolosamente, ni ha desconocido en momento alguno que el mismo se originó en el interior del negocio de venta de zapatos, del que es propietaria Dª Elsa.- 4ª Porque, asimismo, lo que la sentencia recurrida declara es que no se ha probado cuál fué la causa del expresado incendio, que es, precisamente, lo que, con absoluta unanimidad, afirman todos los informes (de la Policía, del Servicio de Bomberos y de los diversos peritos) que obran en autos y que la recurrente invoca en este forzado y artificioso motivo.

QUINTO

Por el mismo cauce procesal que el anterior (antiguo ordinal cuarto) aparece formulado también el motivo segundo, por el que se denuncia un nuevo error de hecho en la apreciación de la prueba, que ahora se hace consistir en que la sentencia recurrida declara que "la actividad que se desarrollaba en el local era la de almacén y venta de zapatos, prendas que al no ser inflamables no engendran peligro de incendio", en contra de lo cual la recurrente viene a sostener que las mercaderías existentes en dicho local son de naturaleza inflamable, que es el supuesto error probatorio que dice denunciar para evidenciar el cual cita, como documentos obrantes en los autos, los siguientes: a) El informe de los peritos Striano y Cutuli obrante al folio 145 de las actuaciones; b) El informe del servicio de bomberos obrante al folio 218; c) El informe de la Comisaría de Policía obrante al folio 220; d) El informe pericial del Ingeniero Técnico D. Luis Manuel, obrante a los folios 228 y 229. El expresado motivo ha de ser igualmente desestimado por las mismas razones expuestas en los apartados 1º y 2º del Fundamento jurídico anterior que, en evitación de innecesarias repeticiones, damos aquí por reproducidas, y, además, porque las mercaderías existentes en un establecimiento dedicado exclusivamente a la venta de zapatos no son inflamables, lo que no implica que sean incombustibles, pero su mayor o menor facilidad para la combustión (como el papel, la tela, la madera, etc.) no supone que se trate de sustancias inflamables, como no lo son los zapatos, cuyo almacenamiento para su venta al público no entraña, por sí, riesgo alguno, como afirma expresamente el Perito D. Luis Manuel(única prueba pericial practicada en el proceso -folios 228 y 229-) y a cuya idéntica conclusión se llega por el simple sentido común y la ordinaria experiencia de cualquier persona de normal inteligencia, sin necesidad de poseer conocimientos científicos y especializados en la materia.

SEXTO

Con apoyo procesal en el ordinal quinto del artículo 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (en su redacción anterior a la hoy vigente), aparecen formulados los motivos tercero y cuarto, por los cuales se denuncian textualmente "aplicación indebida de lo establecido en el artículo 1104 del Código Civil en cuanto la existencia de culpa o negligencia por la falta de medidas de protección en el almacenamiento de sustancias combustibles" (en el tercero) e "inaplicación de lo preceptuado en el artículo 1902 en relación con el artículo 1908 del mismo texto legal y la doctrina jurisprudencial que lo interpreta" (en el cuarto). El estudio de ambos motivos ha de hacerse conjuntamente, ya que tienen el mismo y único objeto impugnatorio, que es el de tratar de llegar a la conclusión de que, en la producción del incendio objeto de litis, hubo una conducta culposa o negligente por parte de la propietaria del negocio "DIRECCION000", para lo cual, con una indiscriminada y genérica invocación del artículo 1908 del Código Civil, olvidando que dicho precepto contempla cuatro supuestos totalmente distintos de responsabilidad extracontractual y sin especificar a cual de ellos quiere referirse, y con una prolija transcripción de fragmentos de muy numerosas sentencias de esta Sala, la recurrente pretende sostener, en definitiva, que es aplicable a este supuesto litigioso la teoría del riesgo, al hallarse almacenadas materias inflamables, parece decir, en el negocio "DIRECCION000" y no aparecer probado que Dª Elsa, propietaria de dicho negocio, tuviera adoptadas las medidas necesarias para evitar la producción del incendio. La adecuada respuesta casacional que haya de corresponder a los expresados motivos es la que fluye de las consideraciones que a continuación se exponen. Por un lado, ha de tenerse en cuenta que la teoría del riesgo que, efectivamente, es uno de los mecanismos, junto al de inversión de la carga de la prueba que, según reiterada y conocida doctrina de esta Sala, atenúan (aunque no la excluyen) la exigencia del elemento psicológico y culpabilístico de la responsabilidad extracontractual, es aplicable solamente (la expresada teoría) a los supuestos de daños generados como consecuencia del desarrollo o ejercicio de actividades peligrosas, ya que es uniforme la jurisprudencia al proclamar que quien crea un riesgo, aunque su actuar originario sea lícito, debe soportar las consecuencias derivadas de su referido actuar peligroso del que se beneficia ("cuius est commodum, eius est periculum"),pero la expresada teoría del riesgo carece en absoluto de aplicación cuando se trate del ejercicio de una actividad inocua y totalmente desprovista de peligrosidad alguna, en que el elemento culpabilístico recobra su nunca perdida, aunque sí atenuada, virtualidad configuradora de la responsabilidad aquiliana. Por otro lado, aunque íntimamente relacionado con lo que acaba de decirse, no se puede desconocer que, por mucho que resulte atenuada, en función de la peligrosidad de numerosas actividades empresariales o profesionales, la exigencia del elemento culpabilístico y acrecentada la correlativa tendencia objetivadora de esta clase de responsabilidad, siempre será requisito ineludible la exigencia de una relación de causalidad entre la conducta activa o pasiva (acción u omisión) del demandado y el resultado dañoso producido, de tal modo que la responsabilidad se desvanece si el expresado nexo causal no ha podido concretarse, por ser desconocida la causa generadora del evento dañoso. Sobre la base de lo anteriormente expuesto, los dos expresados motivos han de ser desestimados y ello por las razones siguientes: 1ª Como ya se dijo al desestimar el motivo primero, las mercaderías contenidas en el establecimiento "DIRECCION000", aunque combustibles, no pueden ser conceptuadas como materias inflamables, de cuya naturaleza carecen los zapatos que allí se almacenaban para ser vendidos al público, por lo que la actividad ejercida en dicho establecimiento no puede en modo alguno merecer la calificación de peligrosa.- 2ª Como también se dijo en el Fundamento jurídico tercero de esta resolución, pues así lo declara la sentencia aquí recurrida, en plena coincidencia con la de primera instancia , y ha de ser mantenido invariable en esta vía casacional, al haber sido desestimados los dos primeros motivos, articulados por supuestos errores de hecho en la apreciación de la prueba, no aparece probada cuál fué o pudo ser la causa determinante del incendio, por lo que, al ser totalmente desconocido el origen y, por tanto, la causa desencadenante de dicho incendio, mal podrá pretenderse que ha concurrido conducta negligente de la dueña del negocio por haber omitido la actividad que evitaría un siniestro cuya génesis se desconoce en absoluto.

SEPTIMO

En el motivo quinto y último, con la misma sede procesal que los dos anteriores (antiguo ordinal quinto) se denuncia textualmente "inaplicación de lo establecido en el artículo 43 de la Ley de Contrato de Seguro, Ley 50/1980 de 8 de Octubre, en cuanto a la acción de subrogación de mi representada AGF Seguros, S.A.". En el alegato integrador de su desarrollo la recurrente viene a sostener que si ella, como aseguradora, ha pagado a la asegurada Comunidad de Propietarios del edificio la indemnización correspondiente a los daños producidos por el incendio en dicho edificio (3.793.731 pesetas) y si, por otro lado, puede subrogarse en los derechos y acciones de la asegurada, pretende concluir que no se le puede negar su derecho a obtener de la dueña del negocio en donde se produjo el incendio y de su Compañía aseguradora el reintegro de la referida cantidad que ella (la recurrente) pagó a la Comunidad de propietarios asegurada. El expresado motivo, cuya inconsistencia impugnatoria es ostensible, ha de ser rotundamente rechazado, ya que la facultad subrogatoria que el artículo 43 de la Ley de Contrato de Seguro concede a la entidad aseguradora que pagó la indemnización se refiere exclusivamente, como no podía ser de otra manera, a "los derechos y acciones que por razón del siniestro correspondieran al asegurado frente a las personas responsables del mismo", de lo que, obviamente, se infiere que si el asegurado carece de derechos y acciones frente a otra persona como presunta responsable del siniestro, tampoco los tendrá la entidad aseguradora que le pagó la indemninización, siendo éste el supuesto aquí enjuiciado, en el que la asegurada Comunidad de Propietarios del edificio carece de derecho alguno frente a la demandada dueña del negocio "DIRECCION000", al no ser ésta responsable de la producción del incendio (como ya se ha dicho en el Fundamento jurídico anterior de esta resolución), por lo que igualmente la entidad aseguradora que pagó la indemnización (la aquí recurrente) no puede ser titular de unos derechos que no le ha podido transmitir la aseguradora Comunidad de propietarios del edificio, en cuya posición jurídica aquélla se subroga, sin que, por tanto, la sentencia aquí recurrida haya infringido el precepto que invoca la recurrente (artículo 43 de la Ley de Contrato de Seguro), del que ha hecho una correcta aplicación.

OCTAVO

El decaimiento de los cinco motivos aducidos ha de llevar aparejada la desestimación del presente recurso, con expresa imposición de las costas del mismo a la entidad recurrente y la pérdida del depósito constituido, al que se dará el destino legal que corresponde.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo españolFALLAMOS

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al presente recurso de casación, interpuesto por el Procurador D. Francisco-Javier Rodríguez Tadey, en nombre y representación de la entidad "A.G.F. Seguros, S.A.", contra la sentencia de fecha ocho de Mayo de mil novecientos noventa y uno, dictada por la Audiencia Provincial de Avila en el proceso a que este recurso se refiere, con expresa imposición a la recurrente de las costas del referido recurso y la pérdida del depósito constituido, al que se dará el destino legal que corresponda; líbrese a la mencionada Audiencia la certificación correspondiente, con devolución de los autos y rollo de apelación remitidos.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el EXCMO. SR. D. Francisco Morales Morales, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando Audiencia Pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como Secretario de la misma, certifico.