STS, 22 de Junio de 2005

Ponente:RICARDO ENRIQUEZ SANCHO
Número de Recurso:5115/2001
Procedimiento:CONTENCIOSO
Fecha de Resolución:22 de Junio de 2005
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo
RESUMEN

ADJUDICACION DE CONTRATO DE SUMINISTRO. RECURSO DE CASACION. No es obstáculo para la inadmisión, en trámite de sentencia, de un recurso de casación, la circunstancia de que hubiese sido admitido con anterioridad, al tener esta admisión carácter provisional. La resolución tiene carácter provisional, pues se pronuncia por tres magistrados en el despacho ordinario, según prevé el artículo 15 de la citada Ley de la Jurisdicción, y no por todos los que componen la Sección, como es obligado para resolver sobre el fondo, a los cuales no puede privarse de decidir definitivamente con arreglo a su criterio sobre la admisibilidad del recurso de casación. Se inadminte la casación.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a veintidós de Junio de dos mil cinco.

VISTO por la Sección Cuarta de la Sala Tercera del Tribunal Supremo el recurso de casación, interpuesto por la entidad Ortocoruña S.L., representada por el Procurador D. Enrique Hernandez Tabernilla, contra la sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de fecha 28 de junio de 2001, sobre adjudicación de contrato de suministros, habiendo comparecido como parte recurrida el Servicio Gallego de Salud, representado por el Procurador D. Argimiro Vázquez Guillen.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

Por resolución de 19 de noviembre de 1997 del Servicio de Contratación del Hospital Juan Canalejo se notifica a Ortocoruña, S.L., la no adjudicación de un contrato de suministro de sillas de ruedas eléctricas e interpuesto recurso ordinario fue desestimado por silencio administrativo.

SEGUNDO

Contra la anterior resolución se interpuso por Ortocoruña, S.L., recurso contencioso administrativo que fue tramitado por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia con el nº 774/98, en el que recayó sentencia de fecha 28 de junio de 2001, por la que se desestimaba el recurso interpuesto y se confirmaba el acto administrativo en él impugnado.

TERCERO

Contra dicha sentencia se preparó recurso de casación por Ortocoruña S.L., y elevados los autos a este Tribunal se interpuso el mismo. Por resolución de la Sección Primera de 5 de noviembre de 2002 se admitió el recurso, remitiéndose a la Sección Séptima y por diligencia de constancia de 14 de abril de 2004 se remitió el recurso a la Sección Cuarta de esta Sala por ser la competente conforme a las actuales normas de reparto.

CUARTO

Por providencia de esta Sala de 31 de enero de 2005, se concede a las partes personadas, un plazo de diez días, para que formulen las alegaciones que estimen oportunas sobre la posible inadmisión del recurso por razón de la cuantía, pues aunque fue fijada en primera instancia como indeterminada, de los autos resulta que tan solo el lote numero tres supera los veinticinco millones de pesetas, artículos 41.3 y 86.2.b) de la Ley 29/1998, de 13 de julio, en este sentido, el Auto de la Sección Primera de esta Sala de 30 de septiembre de 2004, recurso de casación nº 6142/02, a propósito de la misma empresa y, por último, sobre la incidencia en el presente recurso de la sentencia dictada por esta Sala con fecha 3 de diciembre de 2004 en el recurso de casación nº 2779/01, en un supuesto idéntico al que nos ocupa.

QUINTO

La representación procesal del Servicio Gallego de Salud, en el trámite concedido manifiesta, en síntesis, que aunque la cuantía del recurso se fijó como indeterminada ésta ha de venir determinada por el precio de los distintos lotes adjudicados en el contrato que sirve de base al recurso, lotes que pueden ser objeto de adjudicación separada y sólo el importe del lote 3 supera la cuantía exigida para acudir a la casación y de acuerdo con el artículo 41.3 de la LJ no comunica a los restantes lotes la posibilidad de casación, por tanto, el recurso debe quedar limitado al lote 3. En cuanto a la incidencia en el presente recurso de la sentencia dictada por esta Sala en el recurso de casación nº 2779/01, es un supuesto idéntico al presente, con igualdad de partes, hechos y fundamentos de derecho y aunque se refiere a un concurso distinto debe ser considerada como antecedente de la que se dicte en el presente recurso, en el caso de que no se aprecie la causa de inadmisión señalada.

SEXTO

Se ha señalado para la votación y fallo el día 14 de junio de 2005, fecha en la que se ha llevado a cabo el acto.

Siendo Ponente el Excmo. Sr. D. Ricardo Enríquez Sancho, Presidente de Sección

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

Ortocoruña, S.L., interpone recurso de casación contra la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 28 de junio de 2001, que desestimó el recurso contencioso administrativo interpuesto contra la desestimación presunta del recurso ordinario interpuesto contra la resolución de 19 de noviembre de 1997 del Servicio de Contratación del Hospital Juan Canalejo por la que se notifica a Ortocoruña S.L. la no adjudicación de un contrato de suministro de sillas de ruedas eléctricas.

SEGUNDO

No debe considerarse precluida la posibilidad de apreciar la inadmisión del recurso, aunque ésta haya de apreciarse en sentencia, conforme autoriza el artículo 95.1 de la Ley Jurisdiccional. Es constante y reiterada la jurisprudencia de esta Sala declarando que resulta irrelevante, a efectos de la inadmisibilidad del recurso de casación, que se haya tenido por preparado el recurso en la instancia o el ofrecimiento del mismo al notificarse la resolución impugnada, siempre que concurra una causa de inadmisión. Asimismo, es reiterado el criterio de nuestra jurisprudencia que considera que para apreciar esta causa de inadmisibilidad no es obstáculo que no se haya denunciado expresamente, pues si esta Sala ha de revisar de oficio y puede apreciar el carácter no recurrible de las resoluciones, ningún obstáculo hay para apreciarlo en trámite de sentencia. Lo contrario supondría resolver un recurso de casación en un supuesto en el que está vedado por el legislador en contra de la ley que legitima y regula la actuación de los tribunales y de la finalidad de protección de la norma que tiene el recurso de casación.

TERCERO

Esta Sala viene declarando que no es obstáculo para la inadmisión, en trámite de sentencia, de un recurso de casación, la circunstancia de que hubiese sido admitido con anterioridad, al tener esta admisión carácter provisional (sentencias de 30 de marzo de 2002, 23 de septiembre de 2002, 2 de abril de 2003, 13 de junio de 2003, 14 de octubre de 2003, 20 de octubre de 2003, 26 de marzo de 2004, 5 de abril de 2004, 3 de mayo de 2004 y 24 de mayo de 2004).

En efecto, esta resolución tiene carácter provisional, pues se pronuncia por tres magistrados en el despacho ordinario, según prevé el artículo 15 de la citada Ley de la Jurisdicción, y no por todos los que componen la Sección, como es obligado para resolver sobre el fondo, a los cuales no puede privarse de decidir definitivamente con arreglo a su criterio sobre la admisibilidad del recurso de casación.

En consecuencia, considerar invariable el pronunciamiento de inadmisibilidad efectuado inicialmente en el despacho ordinario comportaría impedir al Pleno de la Sección llamada a conocer sobre el fondo del asunto que pudiera pronunciarse definitivamente sobre la admisibilidad del recurso una vez tramitado en toda su extensión, como prevé expresamente la Ley de la Jurisdicción, y podría suponer, además, que el retraso que resulta en ocasiones inevitable como consecuencia de la acumulación de asuntos ante esta Sala se tradujese en la necesidad de admitir recursos sin ajustarse a los requisitos legales (incluso en los casos extremos en que se hayan interpuesto con finalidades dilatorias), obligando a este Tribunal a exceder los límites de las potestades de casación que el ordenamiento jurídico le concede y defraudando, en contra del principio de seguridad jurídica y del principio de invariabilidad de las resoluciones judiciales, los derechos consolidados como consecuencia de la firmeza ganada por la resolución que pretende impugnarse, en un sistema en el que la competencia funcional se halla cuidadosa y detalladamente tasada y no depende de un juicio sobre la oportunidad de entrar en la materia por parte del tribunal llamado a resolver el recurso.

CUARTO

El presente recurso de casación está comprendido en el supuesto previsto en el artículo 86.2 b) de la Ley reguladora de esta Jurisdicción y, en consecuencia, debió haber sido declarado inadmisible por no superar su cuantía 25.000.000 de pesetas. Se discute, en efecto la adjudicación de un contrato de suministros. El artículo 41.3 de la nueva Ley de esta Jurisdicciónartículo 50.3 de la Ley de 1956- precisa que en los casos de acumulación o de ampliación de pretensiones, tenga lugar en vía administrativa o jurisdiccional, aunque la cuantía del recurso venga determinada por la suma del valor de las pretensiones objeto de aquélla, no comunica a las de cuantía inferior la posibilidad de casación.

QUINTO

Tal ocurre en el caso que nos ocupa, pues nos encontramos ante un asunto cuya cuantía no alcanza el límite mínimo establecido para acceder al recurso de casación. En efecto, aunque la cuantía del recurso quedó fijada en la instancia como indeterminada, tal como consta en el expediente administrativo, dicha cuantía viene determinada por el precio de los diferentes lotes de que se compone el contrato que sirve de base al recurso, con posibilidad de concurrencia y adjudicación separadas. En este sentido, la Condición 4.4 del Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares, para la contratación por el Complejo Hospitalario Juan Canalejo, del suministro de sillas de ruedas eléctricas C.P. 30/97, indica de manera expresa la posibilidad de que los proveedores presenten propuestas para determinadas partes de los suministros requeridos, para lo que el concurso se desglosa en 6 lotes que pueden ser objeto de licitación y adjudicación separadamente, como de hecho así ocurrió.

Examinados los precios de adjudicación de los referidos lotes, resulta evidente que solo uno de ellos alcanzan la cuantía de 25 millones de pesetas:

Lote 1 11.532.339 pesetas

Lote 2 18.145.575 pesetas

Lote 3 35.616.928 pesetas

Lote 4 13.706.616 pesetas

Lote 5 9.858.576 pesetas

Lote 6 8.539.440 pesetas

Procede en consecuencia, la inadmisión del recurso de casación, conforme a lo dispuesto en el artículo 93.2.a) de la LRJCA, a excepción del lote 3 pues su importe supera el límite legal de los 25 millones de pesetas establecidos para acceder al recurso de casación.

SEXTO

Y en cuanto a este lote 3, por sentencia de esta Sala de 3 de diciembre de 2004 se desestimó el recurso de casación interpuesto por la mima empresa en relación a otra adjudicación realizada por el mismo complejo hospitalario, cuyo contenido y sentido de la decisión, en aras del principio de unidad de doctrina que debe inspirar la actuación de los órganos jurisdiccionales, debemos atenernos.

"..., el contenido de los Pliegos Tipo fue consentido por la empresa, que no los recurrió y participó sin embargo en la licitación. Desde luego la parte recurrente no desvirtúa el razonamiento de la Sentencia en cuanto a este extremo.

..., la existencia de documentos internos de la Administración dando instrucciones y expresando criterios para resolver sobre los concursos, no puede considerarse contraria a derecho ni lo es tampoco la circunstancia de que esas instrucciones no sean conocidas por los concursantes. Además en este caso concreto la Administración no se atuvo sólo a esos criterios, sino que recabó también otros informes técnicos. Sin embargo la principal razón que tenemos para desechar este argumento consiste en que la empresa recurrente se desvía al formularlo de la finalidad del recurso de casación, pues en éste no se enjuicia la conducta de la Administración sino la conformidad a derecho de la Sentencia recurrida, y esta Sentencia no se refiere a la cuestión planteada.

Por ultimo, la opinión vertida sobre la discrecionalidad administrativa para la adjudicación de los contratos y la evolución de la legislación española al respecto no pasa de contener simples juicios subjetivos de la parte, respetables en sí, pero que no desvirtúan los Fundamentos de Derecho de la Sentencia impugnada".

SEPTIMO

Por lo expuesto procede desestimar el presente recurso, condenando a la parte recurrente al pago de las costas causadas conforme a lo previsto en el artículo 139.2 y 3 LJ, limitando el importe de la minuta del Abogado de la parte recurrida a 2.400 euros.

FALLAMOS

Declaramos no haber lugar al recurso de casación interpuesto por Ortocoruña S.L., contra la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 28 de junio de 2001, condenando a la parte recurrente al pago de las costas causadas, con el límite expresado en el Fundamento Jurídico Séptimo de esta resolución.

Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, , lo pronunciamos, mandamos y firmamos PUBLICACION.- Leída y publicada ha sido la anterior Sentencia por el Excmo. Sr. Don Ricardo Enríquez Sancho, Magistrado de esta Sala, de todo lo cual, yo, la Secretaria, certifico.