ATS, 17 de Mayo de 2017

Ponente:MILAGROS CALVO IBARLUCEA
Número de Recurso:3316/2016
Procedimiento:SOCIAL
Fecha de Resolución:17 de Mayo de 2017
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Cuarta, de lo Social
 
ÍNDICE
CONTENIDO

AUTO

En la Villa de Madrid, a diecisiete de Mayo de dos mil diecisiete.

Es Ponente la Excma. Sra. Dª. Maria Milagros Calvo Ibarlucea

HECHOS

PRIMERO

Por el Juzgado de lo Social Nº 40 de los de Madrid se dictó sentencia en fecha 15 de junio de 2015 , en el procedimiento nº 832/14 seguido a instancia de D. Horacio contra MINISTERIO DE DEFENSA y MINISTERIO FISCAL, sobre modificación sustancial de condiciones de trabajo, que estimaba en parte la pretensión formulada.

SEGUNDO

Dicha resolución fue recurrida en suplicación por ambas partes, siendo dictada sentencia por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en fecha 15 de junio de 2016 , que acordaba la nulidad de actuaciones en el juzgado núm. 40 de Madrid y la retroacción de las mismas al momento previo a la celebración del juicio oral.

TERCERO

Por escrito de fecha 3 de octubre de 2016 se formalizó por el Letrado D. Pedro Granja Roca en nombre y representación de D. Horacio , recurso de casación para la unificación de doctrina contra la sentencia de la Sala de lo Social antes citada.

CUARTO

Esta Sala, por providencia de 24 de marzo de 2017, acordó abrir el trámite de inadmisión, por falta de contradicción. A tal fin se requirió a la parte recurrente para que en plazo de cinco días hiciera alegaciones, lo que efectuó. El Ministerio Fiscal emitió el preceptivo informe en el sentido de estimar procedente la inadmisión del recurso.

RAZONAMIENTOS JURIDICOS

ÚNICO.- Se plantea en este caso la cuestión de si debe declararse la nulidad de actuaciones, por haberse celebrado el juicio teniendo por no comparecido al Abogado del Estado en representación del Ministerio de Defensa demandado.

El mismo día tenía el Abogado del Estado señaladas tres comparecencias a juicio en la misma localidad (Madrid): la primera en el juzgado 40, la segunda en el 39 y la tercera otra vez en el 40, correspondiéndose esta última con el juicio por la modificación sustancial de las condiciones de trabajo del actor, que prestaba servios para el citado Ministerio y que fue declarada injustificada por la sentencia de instancia.

Los tres juicios estaban señalados para la misma mañana, por lo que el Letrado de la demandada dejó aviso de esta circunstancia en el Juzgado que dictó la resolución que se pretende anular.

La sentencia de suplicación estima el recurso y declara la nulidad de actuaciones porque el juzgado debió haber acordado la suspensión del juicio, sin que fuera en este caso exigible a la parte la solicitud de aplazamiento dada la proximidad entre los Juzgados y el espacio temporal existente entre los señalamientos que tenía asignados el Abogado de la demandada, lo que en principio permitía suponer que no había impedimento para intervenir en todos ellos. Pero finalmente no pudo hacerlo porque el segundo juicio se dilató más de lo previsto (de 12:15 a 14:55 horas), comenzando el tercero a las 14:14 horas, con lo que la sentencia señala que esta circunstancia no se debió a la negligencia del Abogado del Estado, que además actuó diligentemente al avisar al Juzgado nº 40, tras la primera de las vistas celebradas, las circunstancias existentes, sin que fuera exigible a la parte la solicitud de aplazamiento por las razones indicadas.

Recurre el trabajador en casación para la unificación de doctrina alegando que la parte demandada debió solicitar la suspensión del juicio por la existencia de otros señalamientos, invocando de contraste la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de 15 de septiembre de 2005 (R. 4201/2005 ), que examina un supuesto distinto pues en ese caso el Abogado tenía señalado el juicio por despido cuya nulidad postulaba a las 11:45 horas, teniendo señalados otros tres más para ese mismo día.

El Abogado se había desplazado desde Madrid a los juzgados de Barcelona, y quería aprovechar el viaje y celebrar todos los juicios ese día, sin que consten las horas ni las materias de los otros tres juicios. Por eso no solicitó anticipadamente la suspensión de ninguno de los cuatro juicios, y según su manifestación manifestó al Magistrado las circunstancias en que se encontraba, rogándole que le esperara, a lo que el Magistrado accedió, constando que el juicio anterior tenía seis codemandados y cuando se encontraba en la fase de prueba, un testigo de su representada le entregó un escrito del Magistrado indicándole "Sr. Letrado de Iberphone, SA, será imposible retrasar el juicio por más de 5 minutos. Finalmente, el juicio se celebró a las 14:30 horas, sin la presencia del Letrado de la empresa demandada, aunque compareció la representación de la misma sin que aportara prueba.

La sentencia considera que no procede declarar la nulidad por la incomparecencia del Letrado a juicio, pues ello sólo se debió a su falta de previsión ya no sólo porque debió solicitar la suspensión anticipada por la simultaneidad de cuatro señalamientos, sino también porque pudo celebrarlos con otro colaborador del despacho.

Es claro que no concurre la contradicción del art. 219 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social , porque esta Sala ha señalado con reiteración que dicho presupuesto no resulta de una comparación abstracta de doctrinas al margen de la identidad de las controversias, sino de una oposición de pronunciamientos concretos recaídos en conflictos sustancialmente iguales ( SSTS 5-10-16 R. 1168/15 ; 25-10-16 R. 2943/14 , 2099/15 , 2253/15 , 2510/16 y 28-10-16 R. 2091/15 , entre las más recientes).

Así, las circunstancias que concurren en cada caso son distintas: en la sentencia recurrida el Letrado de la demandada tenía señalados tres juicios el mismo día, en horas y juzgados contiguos, mientras que en la de contraste los juicios eran cuatro, siendo uno de ellos de despido y otro con seis codemandados, y no consten ni as horas ni los juzgados correspondientes. Por otra parte, en la de contraste se produjo el aplazamiento del inicio del juicio, porque el Magistrado le esperó hasta agotar el tiempo máximo posible y eso, sin embargo, no sucede en la de contraste. La diferencia entre ambos casos reside, pues, en que en la sentencia recurrida no resulta exigible la solicitud previa del aplazamiento, a la vista de que los tres señalamientos podían razonablemente atenderse por el Letrado de la demandada, dadas las horas de las citaciones y los juzgados afectados, mientras que en la de contraste no existen datos para llegar a la misma conclusión, sino sólo el empeño del Letrado de celebrar los cuatro juicios señalados el mismo día, porque se había desplazado para ello de Madrid a Barcelona.

En su escrito de alegaciones, la recurrente insiste en su pretensión y en la contradicción alegadas, sin rebatir con éxito las argumentaciones señaladas en la precedente providencia de inadmisión, por lo que de conformidad con lo establecido en los arts. 219.1 , 225.3.4 y 5 y 235.1 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social , y con lo informado por el Ministerio Fiscal, procede declarar la inadmisión del recurso. Sin imposición de costas.

Por lo expuesto, en nombre de S. M. El Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español.

LA SALA ACUERDA:

Declarar la inadmisión del recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el Letrado D. Pedro Granja Roca, en nombre y representación de D. Horacio contra la sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de fecha 15 de junio de 2016, en el recurso de suplicación número 873/15 , interpuesto por D. Horacio y por MINISTERIO DE DEFENSA, frente a la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 40 de los de Madrid de fecha 15 de junio de 2015 , en el procedimiento nº 832/14 seguido a instancia de D. Horacio contra MINISTERIO DE DEFENSA y MINISTERIO FISCAL, sobre modificación sustancial de condiciones de trabajo.

Se declara la firmeza de la sentencia recurrida, sin imposición de costas a la parte recurrente.

Contra este auto no cabe recurso alguno.

Devuélvanse los autos de instancia y el rollo de suplicación a la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de procedencia con certificación de esta resolución y comunicación.

Así lo acordamos, mandamos y firmamos.