STS, 22 de Junio de 1984

Ponente:MANUEL GARCIA MIGUEL
Fecha de Resolución:22 de Junio de 1984
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Segunda, de lo Penal
 
ÍNDICE
CONTENIDO

Núm. 966.-Sentencia de 22 de junio de 1984

PROCEDIMIENTO: Infracción de Ley.

RECURRENTE: E| procesado.

FALLO

No ha lugar a recurso contra sentencia de la Audiencia de Barcelona de 13 de julio de 1983 .

DOCTRINA: El principio de la presunción de inocencia y el de libre, valoración de la prueba.

La norma contenida en el artículo 24-2 de la Constitución no ha derogado ni modificado el artículo 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , en virtud del cual se atribuye a los Tribunales de Instancia la facultad de fallar en conciencia según su libre valoración que de las pruebas hubieran hecho a los

efectos de formar convicción, de manera que la presunción de inocencia como presunción "iuris tantum» que decae en cuanto que hubiere quedado destruida por la prueba correspondiente, cuya valoración viene legalmente atribuida a los Tribunales de instancia, de suerte que únicamente puede tener éxito un recurso como el interpuesto, cuando este Tribunal de casación, al examinar los autos, haciendo uso de la facultad que le concede el artículo 899 de la citada Ley adjetiva , apreciase que en las actuaciones no existe el mínimum de actividad probatoria necesaria en la que apoyar la convicción reflejada como hechos probados en el resultando correspondiente de una sentencia penal. ( Sentencia de 22 de junio 1984 .)

En Madrid, a veintidós de junio de mil novecientos ochenta y cuatro.

En el recurso de casación por infracción de Ley, que ante Nos pende, interpuesto por el procesado Luis Manuel contra sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona, en causa seguida al mismo por delito de robo, estando representado dicho recurrente por la Procuradora doña María Luisa Soler Rubio y defendido por el Letrado don Wenceslao Tarragó Moncho. Siendo Ponente el Magistrado excelentísimo señor don Manuel García Miguel.

RESULTANDO

RESULTANDO que por la mencionada Audiencia se dictó sentencia con fecha 13 de julio de 1983 , que contiene el siguiente: Primero.- Resultando probado, y así se declara, que en la noche del 10 de abril de 1979, Luis Manuel , de entonces 30 años y con antecedentes penales por delitos de robo, rompiendo el cristal del escaparate del establecimiento de Alfonso , sito en Entenza, número 118, ocasionando daños tasados en 35.000 pesetas, se apropió de efectos valorados en 320.000 pesetas, que no se han recuperado, siendo identificado y detenido por la Policía Judicial a través de seis huellas digitales recogidas del vidrio.

RESULTANDO que la referida sentencia estimó que los indicados hechos probados eran constitutivos de un delito de robo de los artículos 500, 504-2.° y 505 del Código Penal , siendo autor el procesado, concurriendo la agravante de reincidencia; y contiene la siguiente parte dispositiva: Fallamos que debemos condenar y condenamos a Luis Manuel , como autor responsable de un delito de robo, procedentementedefinido y concurriendo la circunstancia agravante de reincidencia a la pena de dos áflós, cuatro meses 'y un día de prisión menor con las accesorias de suspensión de todo cargó público, profesión u oficio y derecho de sufragio durante el tiempo de la condena y al pago de costas. Debiendo indemnizar al perjudicado por todos los conceptos en 355.000 pesetas. Es de abono el tiempo de prisión provisional sufrida.

RESULTANDO que la representación del recurrente Luis Manuel , al amparo del número 1, ° del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , alega los siguientes motivos: Primero: - Infracción por inaplicación del artículo 24, número 2.°, de la Constitución que proclamaba el principio de presunción de inocencia, que se daba ante la falta de pruebas o pruebas insuficientes. .

RESULTANDO que por auto de esta Sala fecha nueve de abril pasado, se declaró no haber lugar a la admisión del segundo motivo del recurso, al no tener carácter de auténtico a efectos casacionales los documentos que en él mismo se citaban.

RESULTANDO que el Ministerio Fiscal se instruyó del recurso y lo impugnó en el acto de la vista, que ha tenido lugar en catorce de los corrientes, sin que concurriera a dicho acto el Letrado defensor del recurrente.

CONSIDERANDO

CONSIDERANDO que como de manera ya reiteradísima ha venido declarando este Tribunal, en absoluta concordancia con lo también reiterado por él Tribunal Constitucional, la norma contenida bajó el apartado segundo del articuló 24 de la Constitución no ha derogado ni modificado lo dispuesto en el artículo 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , en virtud del cual se atribuye a los Tribunales de instancia la facultad de fallar en conciencia según su libre valoración que de las pruebas hubieren hecho a los efectos de formar convicción, de manera, que la presunción de inocencia como presunción "iuris tantum» que decae en cuanto que hubiere quedado destruida por la prueba correspondiente, cuya valoración, como queda dicho, viene legalmente atribuida a los Tribunales de instancia, de suerte que únicamente puede tener éxito un recurso como el interpuesto, cuando es te Tribunal de casación, al examinar los autos, haciendo uso de la facultad que le concede el artículo 899 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , apreciase que en las actuaciones no existe el "minimum» de actividad probatoria necesaria en la que poder apoyar la convicción reflejada como hechos probados en el resultando correspondiente de una sentencia penal, circunstancia que en absoluto se da en el caso objeto de enjuiciamiento, ya que existe prueba pericial a la que se alude en él segundo de los considerandos de la sentencia recurrida, en el que se exponer las razones que, con base en dicha prueba, llevó al Tribunal "a quo» a formar convicción respecto a la autoría del procesado en el delito de robo por el que fue condenado, por lo que procede desestimar el único motivo del recurso.

FALLAMOS

FALLAMOS

que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casación por infracción de. Ley, interpuesto por Luis Manuel , contra sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona, con fecha 13 de julio de 1983 , en causa seguida al mismo por delito de robo. Condenamos a dicho recurrente al pago de las costas ocasionadas en el resente recurso y de la cantidad de setecientas cincuenta pesetas, si viniere a mejor fortuna, por razón de depósito no constituido. Comuníquese esta resolución a la mencionada Audiencia a los efectos legales oportunos, con devolución de la causa que remitió.

ASI por esta nuestra sentencia, que se publicará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA, lo pronunciamos, mandamos y firmarnos.- Antonio Huerta.- Manuel García Miguel.- Mariano G. de Liaño.-; Rubricados.

Publicación: Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por el Magistrado Ponente excelentísimo señor don Manuel García Miguel, estando celebrando audiencia pública la Sala Segunda del Tribunal Supremo en el día de su fecha, de que como Secretario de la misma certifico.- Fausto Moreno.- Rubricado.