STS, 10 de Mayo de 2000

Ponente:JUAN GARCIA-RAMOS ITURRALDE
Número de Recurso:4849/1994
Fecha de Resolución:10 de Mayo de 2000
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo
 
ÍNDICE
CONTENIDO

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a diez de Mayo de dos mil.

Visto por la Sección Cuarta de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, compuesta por los Magistrados anotados al margen, el recurso de casación nº 4849/94, interpuesto por D. Cosme , quien actúa representado por el Procurador D. Carlos Valero Saez, contra la sentencia de 3 de mayo de 1.994, de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León, con sede en Burgos, recaída en el recurso contencioso administrativo nº 765/93, siendo parte recurrida el Ayuntamiento de Muriel Viejo (Soria), que actúa representado por el Procurador Dª Amalia Ruiz García.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

Por escrito de 25 de marzo de 1.993, D. Cosme interpuso recurso contencioso administrativo contra el acuerdo plenario del Ayuntamiento de Muriel Viejo (Soria), de 23 de diciembre de

1.992, y tras los trámites pertinentes, el citado recurso contencioso administrativo terminó por sentencia de 3 de mayo de 1.994, cuyo fallo es del siguiente tenor: " La desestimación del recurso interpuesto por D. Cosme y, en consecuencia, declaramos que los Acuerdos impugnados son conformes con el ordenamiento jurídico; sin expresa condena en costas procesales ".

SEGUNDO

Una vez notificada la sentencia, D. Cosme por escrito de 27 de mayo de 1.994, manifiesta su intención de preparar recurso de casación, y por providencia de 28 de mayo de 1.994, se tiene por preparado el recurso de casación, siendo las partes emplazadas ante esta Sala del Tribunal Supremo.

TERCERO

En su escrito de formalización del recurso de casación, la parte recurrente solicita se dicte sentencia, casando la resolución recurrida y, conforme al art. 102, se anule la sentencia impugnada y se resuelva el debate planteado con pronunciamientos ajustados a derecho, modificando las declaraciones contenidas y las situaciones creadas por la sentencia impugnada.

CUARTO

El Ayuntamiento de Muriel Viejo, en su escrito de oposición al recurso de casación, interesa su desestimación, declarando no haber lugar al recurso.

QUINTO

Por providencia de 10 de marzo de 2.000, se señaló para votación y fallo el pasado día 4 de mayo, fecha en que tal diligencia ha tenido lugar.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

La sentencia que es objeto del presente recurso de casación desestimó el recurso contencioso administrativo interpuesto por D. Cosme y declaró ajustados a derecho los acuerdos impugnados, que denegaban al recurrente su inclusión en el padrón provisional de vecinos con derecho a aprovechamientos forestales.

SEGUNDO

El hecho de que el recurso pueda ser inadmisible por razón de la cuantía hace obligado iniciar este análisis por el relativo a dicha causa de inadmisibilidad que en este trámite de sentencia, conforme a reiterada doctrina de esta Sala, se convierte en causa de desestimación del recurso. La casación contencioso administrativo es un recurso extraordinario y limitado por razón de la cuantía, como resulta de lo establecido en el artículo 93.2.b) de la LJCA que, al relacionar las resoluciones judiciales excluidas de ser impugnadas en casación, menciona las sentencias recaídas en asuntos cuya cuantía, cualquiera que fuere la materia, no exceda de 6 millones de pesetas. El establecimiento de una "summa gravaminis" para el acceso a la casación tiene fundamento en el designio, que el legislador explicitó en la Exposición de Motivos de la Ley 10/1992, de agilizar la actuación jurisdiccional en todos los órdenes, para procurar que la Justicia se imparta de la forma más rápida y eficaz posible, de acuerdo con las exigencias del artículo 24 de la Constitución.

En ese sentido, es constante y reiterada la jurisprudencia de esta Sala que declara que resulta irrelevante, a efectos de la inadmisibilidad del recurso de casación por razón de la cuantía, que se haya tenido por preparado el recurso en la instancia o el ofrecimiento del mismo al notificarse la resolución impugnada, siempre naturalmente que la cuantía sea estimable e inferior al límite legalmente establecido. Asimismo este Tribunal viene declarando que no es obstáculo a la inadmisión, en trámite de sentencia, de un recurso de casación la circunstancia de que hubiese sido admitido con anterioridad al tener esta admisión carácter provisional.

TERCERO

En el supuesto que nos ocupa, el proceso versó sobre el acuerdo plenario del Ayuntamiento de Muriel Viejo (Soria), de 23 de diciembre de 1.992, que deniega al recurrente su inclusión en el padrón provisional de vecinos con derecho a aprovechamientos forestales. Así, si bien en un principio se estableció la cuantía del recurso en indeterminada, ésta puede ser revisada en cualquier momento, incluso de oficio. Así acontece en el caso que se examina, en el que en instancia se pretendió, como se ha dicho, la inclusión del recurrente en el padrón de aprovechamientos forestales; se trata, pues, según resulta del expediente administrativo, del derecho a los aprovechamientos forestales maderables que se realizarían en el pinar nº 82 del municipio en cuestión en el año 1993, pretensión que, con independencia de su consideración por las partes, se traduce económicamente en el valor del lote del aprovechamiento que corresponde a cada vecino de Muriel Viejo incluido en el padrón correspondiente, que, aplicando las reglas establecidas en los artículos 50 y 51 LJCA, no excedería notoriamente del límite de los seis millones de pesetas fijado en el artículo 93.2 b) LJCA.

CUARTO

La estimación de la causa de inadmisibilidad, por defecto de cuantía, obliga en este trámite de sentencia a desestimar el recurso de casación, y conforme a lo dispuesto en el artículo 102 de la Ley de la Jurisdicción, es procedente declarar no haber lugar al recurso de casación, con expresa condena en costas a la parte recurrente.

QUINTO

Aparte de lo expuesto en los fundamentos anteriores, interesa significar que en el único motivo de casación formulado se dice, por un lado, que se consideran infringidos los artículos 37 y siguientes y concordantes de la Ley de Montes, pero sin concretar el artículo o artículos de los expresados que se considera infringido por la sentencia recurrida, no expresándose tampoco la razón o motivo que apoya la infracción alegada; y, por otro lado, en el escrito de formalización del recurso se cuestiona la valoración de la prueba realizada por el Tribunal de instancia y se sostiene que el recurrente cumplía los requisitos para ser considerado vecino del municipio de que se trata, siendo así que, como es sabido, en casación, salvo en determinados supuestos excepcionales, no es posible impugnar la valoración de la prueba llevada a cabo en la sentencia recurrida.

FALLAMOS

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casación interpuesto por D. Cosme , quien actúa representado por el Procurador Dª Amalia Ruiz García, contra la sentencia, de 3 de mayo de

1.994, de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León, con sede en Burgos, recaída en el recurso contencioso administrativo 765/93, con expresa condena en costas a la parte recurrente.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la Colección Legislativa, , lo pronunciamos, mandamos y firmamos PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fué la anterior Sentencia, en audiencia pública, por el Excmo. Sr. D. Juan García-Ramos Iturralde, Magistrado Ponente en estos autos; de lo que como Secretaria, certifico.-