STS, 21 de Julio de 2000

Ponente:ELADIO ESCUSOL BARRA
Número de Recurso:1718/1993
Fecha de Resolución:21 de Julio de 2000
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo
 
ÍNDICE
CONTENIDO

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a veintiuno de Julio de dos mil.

Visto por la Sección Tercera de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Supremo, el recurso de casación arriba indicado, interpuesto por la entidad mercantil TABACALERA, S. A., representada por el Procurador Don Santos de Gandarillas Carmona, contra la sentencia número 837 de fecha 12 de septiembre de 1.992, dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Sexta, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el recurso 604/1.990.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

1. La representación procesal de la entidad mercantil TABACALERA, S. A., interpuso recurso contencioso-administrativo contra la resolución del Registro de la Propiedad Industrial de 7 de noviembre de

1.988, por la que se concedió el registro de la marca 1.182.598 T-BACRS, y contra la desestimación por silencio del recurso de reposición, habiendo recaído posteriormente en 2 de enero de 1.990, resolución expresa confirmatoria de la primera resolución.

  1. Seguido el proceso por sus trámites fue desestimado por la sentencia número 837 de fecha 12 de septiembre de 1.992, dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Sexta, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el recurso 604/1.990.

SEGUNDO

1. Contra dicha sentencia preparó recurso de casación la representación procesal de la entidad mercantil TABACALERA, S. A., recurso que fue tenido por preparado por Auto de 10 de febrero de 1.993.

  1. Habiendo sido debidamente emplazadas las partes, la recurrente compareció en tiempo y forma, ante esta Sala, y formalizó, por escrito, su recurso de casación, que fue admitido por providencia de fecha 27 de mayo de 1.993.

TERCERO

Por providencia de fecha 22 de marzo de 2.000, se señaló para votación y fallo el día 20 de julio de 2.000, y se designó Ponente al Magistrado Excmo. Sr. Don Eladio Escusol Barra.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

El recurso extraordinario de casación tiene por objeto fundamental, no tanto analizar las pretensiones de las partes, como comprobar el proceder de los órganos judiciales de instancia; es decir, tiene como finalidad revisar la aplicación de la ley sustantiva y de la ley procesal, en aras de la tutela judicial efectiva. Contemplar el recurso de casación en aras de la tutela judicial efectiva es tanto como atender al interés inmediato de los particulares; pero por medio de este extraordinario recurso de casación, el Estadoatiende, también, a un fin público: proteger la norma y crear pautas interpretativas uniformes que presten la máxima seguridad jurídica conforme a las exigencias de un Estado de Derecho.

SEGUNDO

Debe tenerse en cuenta que el motivo o causa de impugnación de la resolución recurrida en casación, es el requisito objetivo de mayor significación. Tan esencial es el motivo como requisito de la casación que ha de invocarse expresamente por cual de los motivos que autoriza la ley se ataca la sentencia; ello es así, porque como enseña la buena doctrina científica si no se indica el motivo del recurso, éste es inadmisible. El motivo debe ser desestimado porque no se denuncia el vicio concreto que la sentencia tiene. La denuncia del vicio debe referirse, necesariamente, a la violación, interpretación o aplicación indebida de la norma o de la jurisprudencia. No basta con indicar y argumentar sobre la vulneración de cualquier norma o sobre determinadas sentencias que sean expresión de doctrina jurisprudencial, sino que el motivo de casación por infracción de ley (error in judicando) ha de referirse a la norma o normas, o a la jurisprudencia, aplicables para resolver el recurso. No puede tener éxito un recurso de casación que se funde en la invocación y argumentación sobre la vulneración de una norma o normas o vulneración de la jurisprudencia hechas en términos abstractos y generales que en el caso presente lo ha sido en relación al art. 124.1 del Estatuto de la Propiedad Industrial.

El escrito formalizado por el recurrente es general y abstracto, sin que de su análisis se desprenda que la sentencia recurrida contenga vicio alguno.

TERCERO

Todo lo razonado conduce a la desestimación de las alegaciones formuladas y a la declaración de no haber lugar al recurso de casación.

CUARTO

La desestimación de las alegaciones formuladas, obliga a imponer las costas del recurso a la recurrente por imperio de lo dispuesto en el art. 102.3 de la Ley Jurisdiccional.

Por todo lo expuesto, en nombre de Su Majestad el Rey, y en el ejercicio de la potestad de juzgar que, emanada del pueblo español, nos confiere la Constitución.

FALLAMOS

Que, declarando que no ha lugar al recurso de casación, debemos desestimar y desestimamos las alegaciones formuladas por la representación de la entidad mercantil TABACALERA, S. A., contra la sentencia número 837 de fecha 12 de septiembre de 1.992, dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Sexta, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el recurso 604/1.990. Condenamos a la recurrente, al pago de las costas de este recurso de casación.

Notifíquese esta sentencia a las partes.

Devuélvanse las actuaciones recibidas al órgano judicial de procedencia, junto con un testimonio de esta sentencia.

Así por esta nuestra sentencia, que deberá insertarse por el Consejo General del Poder Judicial en la publicación oficial de jurisprudencia de este Tribunal Supremo, definitivamente juzgando, , lo pronunciamos, mandamos y firmamos . Fernando Ledesma Bartret.- Eladio Escusol Barra.- Oscar González González.-Segundo Menéndez Pérez.- Manuel Campos Sánchez-Bordona.- Francisco Trujillo Mamely. PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el Excmo. Sr. Don Eladio Escusol Barra, Magistrado Ponente en estos autos, de lo que, como Secretario, certifico. Sra. Barrio Pelegrini.