Sentencia nº 359/2002 de TS, Sala 2ª, de lo Penal, 26 de Febrero de 2002

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
Procedimiento:PENAL - 01
Ponente:Carlos Granados Pérez
Fecha de Resolución:26 de Febrero de 2002
Número de Resolución:359/2002
Número de Recurso:1029/2000
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Segunda, de lo Penal
RESUMEN

"PREVARICACIÓN. DOCTRINA JURISPRUDENCIAL SOBRE EL DELITO DE PREVARICACIÓN JUDICIAL DOLOSO Y POR IMPRUDENCIA GRAVE O NEGLIGENCIA INEXCUSABLE. DESESTIMA RECURSO DE ACUSACIÓN PARTICULAR. La acusada es absuelta libremente de los delitos de prevaricación de los que se le acusaba por la parte acusadora particular. Notificada la sentencia a las partes, se preparó recurso de casación por infracción de Ley, rl TRibunal de Casación entiende, que el delito de prevaricación judicial dolosa descrito en el art. 446-3° del Código Penal se integra por ... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a veintiséis de Febrero de dos mil dos.

En el recurso de casación por infracción de Ley que ante Nos pende, interpuesto por la acusación particular ejercitada en nombre de D. Armando , contra sentencia absolutoria dictada por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, los componentes de la Sala Segunda del Tribunal Supremo que al margen se expresan se han constituido para la vista y votación bajo la Presidencia y Ponencia del Excmo. Sr. D. Carlos Granados Pérez, siendo también parte el Ministerio Fiscal, y estando dicho recurrente representado por la Procuradora Sra. Ferrer Pastor, siendo partes recurridas Dª Natalia y Dª Alejandra , representada por la Procuradora Sra. Cano Lantero.

ANTECEDENTES

  1. - La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana instruyó Procedimiento Abreviado con el número 2/1999 y una vez concluso se siguió el Rollo Penal 4/1999 ante la misma Sala de ese Tribunal Superior que, con fecha 28 de febrero de 2000, dictó sentencia que contiene los siguientes HECHOS PROBADOS: "1.- Con fecha 22 de septiembre de 1998, D. Armando promovió ante el Juzgado de Primera Instancia número trece de los de Valencia, que tiene atribuido por normas de reparto el conocimiento de los procedimientos de jurisdicción voluntaria, un procedimiento de esta clase, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 156.2º y 158.3º del Código Civil , para que resolviera el juzgado el desacuerdo existente entre dicho señor y su anterior compañera, con la que no convivía, acerca de la decisión adoptada por esta última en orden al cambio de colegio de la hija de ambos. El promotor del expediente manifestaba que su hija, de siete años de edad, había cursado hasta entonces sus estudios en un centro laico y biligüe, y al comienzo del curso académico había sido matriculada por la madre en otro colegio religioso y monolingüe, sin conocimiento ni consentimiento del padre. Dichos progenitores de la menor, al poner fin a su convivencia, habían protocolizado notarialmente un acuerdo, con fecha once de diciembre de 1996, en el que, entre otras cosas, se manifestaba que "la guarda y custodia de la menor se confiere a la madre, sin perjuicio de la patria potestad compartida; por lo tanto se tomarán de común acuerdo las decisiones que afecten al futuro de la menor, especialmente en cuanto a sanidad, educación y escolaridad.

    Con base en ello y con fundamento en que el interés de la menor aconsejaba que continuara sus estudios en el mismo colegio al que hasta entonces había asistido, dicho señor Armando solicitó del Juzgado que se dictara auto "por el que se atribuya al padre la facultad de decidir acerca del centro escolar en el que su hija deberá seguir cursando sus estudios".

    La madre se opuso a la pretensión el padre, manifestando que la decisión de inscribir a la hija común en aquel colegio laico y bilingüe fue tomada, en su día, por ella, en razón de que sus otros tres hijos, habidos de anterior relación, cursaban allí sus estudios, lo que fue aceptado por el padre, que no tenía sobre ello un claro criterio; que todas las decisiones sobre la educación de la menor habían sido adoptadas fundamentalmente por ella, que tenía graves problemas de comunicación con el padre; y que el cambio de colegio de la niña obedeció a las siguientes circunstancias: al cambio del domicilio familiar de la madre con sus cuatro hijos, que ya no residían en el término de Paterna, donde está el anterior colegio, sino en Valencia; a que los otros hermanos de la niña también habían sido inscritos en este nuevo colegio, asistiendo dos de ellos al mismo centro escolar en el que fue admitida la menor; y a que había cambiado su opinión sobre el anterior colegio, del que echaba de menos una educación más humanista y en el que advertía una excesiva preocupación en la obtención por sus alumnos de buenas calificaciones para el acceso a la Universidad, con la posible consecuencia de un alto índice de fracaso escolar.

    La madre de la menor consideraba inaplicables los preceptos invocados por el promotor del expediente, alegaba que la decisión fue adoptada por ella dentro de los límites del ejercicio de la patria potestad, en coherencia con las previsiones del artículo 156, párrafo quinto, del Código Civil , que establece que si los padres viven separados la patria potestad se ejercerá por aquél con quien el hijo conviva, y con base en ello y en atención a que la existencia de otros tres hermanos obligaba, en ocasiones, a adoptar decisiones que afectaban a todos ellos necesariamente, solicitó del Juzgado que se declare adecuada su decisión sobre la escolarización de la menor y, además, que se declarase que correspondía a la madre el ejercicio de la patria postestad respecto a la educación de su hija.

  2. - El procedimiento fue incoado por la Iltma. Sra. Magistrada Juez titular del Juzgado de Primera Instancia número NUM000 de DIRECCION000 , Doña Natalia , por providencia de fecha 24 de septiembre de 1998, registrándose con el número 1230/98, pero al causar baja dicha señora, por enfermedad, el día 2 de octubre del mismo año, y permanecer en dicha situación hasta el día 2 de noviembre, siguiente, tanto la comparecencia inicial de las partes, celebrada el día 6 de octubre, como la práctica de la totalidad de las pruebas propuestas por éstas, se realizaron ante la Sra. Magistrada-Juez sustituta Doña Alejandra .

    La Magistrada titular se incorporó a su Juzgado el día 3 de noviembre, cesando en sus funciones la sustituta, y el siguiente día 6 el Ministerio Fiscal evacuó el trámite de audiencia que le había sido conferido, concluyendo en su informe que no se oponía a la pretensión del demandante de que, en lo relativo a la elección de colegio de la menor en la situación actual, y sin perjuicio de que si variasen las circunstancias pudiera adoptarse otro acuerdo, se le otorgara la facultad de decisión, por coincidir dicha pretensión con el interés, beneficio y preferencia de la mencionada menor.

    Por providencia del mismo día 6 de noviembre, viernes, la Magistrada titular Sra. Natalia acordó lo siguiente: "habiendo conocido de todo el expediente a (sic) Sra. Juez sustituta Dª Alejandra , por enfermedad de la Magistrada Juez titular de este Juzgado entréguese las presentes actuaciones a dicha Juez sustituta para acordar la resolución correspondiente", tras cuyo dictado se le entregaron los autos para que resolviera lo procedente.

    Esta providencia, junto con otra del anterior día 30 de octubre que había dictado la Sra. Magistrada-Juez sustituta, fue notificada a las partes el siguiente día 10 de noviembre, y la madre de la menor, mediante escrito presentado en el Juzgado el siguiente día 12, formalizó contra ambas resoluciones recurso de reposición, por estimar infringidos los artículos 627 LEC y los artículos 207,212.1 LOPJ y 24.2 CE, con base en las dos siguientes alegaciones: a) Que no cabía entender concluso el expediente para resolución definitiva por no haberse ratificado el informe pericial emitido por el Gabinete psicosocial a la presencia judicial, ni haberse permitido a las partes formular aclaraciones, lo que vulneraba, a criterio de dicha parte, su derecho de defensa; y b) Que la Sra. Juez sustituta carecía de jurisdicción desde el momento en que cesó en sus funciones, correspondiendo resolver la cuestión a la Sra. Juez titular, por lo que se vulneraba en aquella resolución a criterio de la recurrente, el derecho fundamental al Juez ordinario predeterminado por la Ley.

  3. A primera hora de la mañana del día 13 de noviembre, viernes, Dª Alejandra compareció en la Secretaría del Juzgado de Primera Instancia número NUM000 de DIRECCION000 y le entregó a la funcionario encargada de la tramitación del asunto la minuta manuscrita, fechada el día 12 del auto resolutorio del referido expediente para que lo mecanografiara, manifestándole que a última hora pasaría a firmar dicho auto. La funcionaria, como le había sido encargado, procedió a la transcripción mecanográfica de la minuta del auto en el ordenador, poniendo como fecha del mismo la del día 12 y guardándolo en el archivo correspondiente de su memoria.

    Esa misma mañana del día 13, también a primera hora, la expresada funcionaria dio cuenta a la Magistrada titular Sra. Natalia del recurso de reposición interpuesto el día 12 por la madre de la menor contra las providencia de 30 de octubre y 6 de noviembre, y dicha señora Magistrada dictó y firmó resolución en forma de providencia en la que dispuso darle trámite el recurso haciendo constar que ello se acordaba "no obstante haber sido dictada ya en el día de ayer la resolución pertinente por dicha Juez sustituta, encontrándose la misma pendiente de notificación a las partes".

    También durante esa misma mañana, alrededor de las 11 horas, el padre de la menor vió a la referida funcionaria desayunando en una cafetería y se le aproximó para interesarse por el resultado de la resolución del expediente. Aunque dicha funcionaria se resistió en un principio a participarle cual era el sentido de la decisión adoptada, ante la empañada insistencia de aquél acabó por decirle que se había estimado su petición, tras de lo cual comentaron ambos que el padre pasaría esa misma mañana por el Juzgado para que le fuera notificada la resolución.

    Cuando la funcionaria regresó al Juzgado estaba allí esperándole el Sr. Armando , que insistió en que se le notificara urgentemente el auto y consiguió leer, antes de que fuera firmada y le fuera notificada, una copia de la resolución que la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS