Sentencia de TS, Sala 2ª, de lo Penal, 20 de Octubre de 1981

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
Ponente:MANUEL GARCIA MIGUEL
Fecha de Resolución:20 de Octubre de 1981
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Segunda, de lo Penal
EXTRACTO GRATUITO

Núm. 1166.-Sentencia de 20 de octubre de 1981.

PROCEDIMIENTO: Infracción de ley.

RECURRENTE: El responsable civil subsidiario.

FALLO

Ha lugar a recurso contra sentencia de la Audiencia de Palencia de 8 de julio de 1980.

DOCTRINA: Acción civil. Personas legitimadas para su ejercicio.

Los titulares del derecho a la reparación o indemnización de daños y perjuicios ocasionados como

consecuencia de la muerte de una persona ocurrida en accidente de tráfico, no son los herederos,

sino los perjudicados que resulten tales por haber sufrido un daño material o moral como

consecuencia de la muerte de la persona de que se trate, pues como es notorio, que según nuestro

ordenamiento civil tan sólo las personas pueden ser sujetos de derechos y la personalidad se

extingue por la muerte (artículo 32 del Código Civil ), es evidente, que de lo que se privó al muerto la, vida- no es susceptible de restitución, ni tampoco de reparación, y también lo es, que ningún

derecho pudo haber ingresado en su patrimonio una vez producido el fallecimiento, de manera,

pues, que el derecho a la indemnización que surge por razón de los daños y perjuicios materiales o

morales ocasionados a terceros como consecuencia de la muerte de la víctima, nace en el

patrimonio de estos originariamente o "iure propio" pero no "iure hereditatis", o derivativamente ya

que el fallecido mal puede transmitir lo que nunca ingresó en su patrimonio, de ahí, pues, que

pueda ostentar la condición de perjudicado quien no tenga la condición de heredero y quien tenga

esta condición no tener la de perjudicado, aunque lo normal es que ambas cualidades coincidan y

que sean los próximos parientes, los que sufran los daños materiales y morales derivados de la

muerte de una persona.

En la villa de Madrid, a 20 de octubre de 1981

En el recurso de casación por infracción de ley, que ante Nos pende, interpuesto por el responsable civil subsidiario "Transportes Carreras, S.A.", contra la sentencia pronunciada por la Audiencia de Palencia,en fecha 8 de julio de 1980, en causa contra Emilio , por delito de imprudencia, habiendo sido partes el Ministerio Fiscal y el responsable civil subsidiario "Transportes Carreras, S.A.", representado por el Procurador doña Beatriz Ruano Casanova y dirigido por Letrado, siendo igualmente parte por los acusadores particulares don Juan Pedro y don Imanol , el Procurador don Bonifacio Fraile Sánchez y dirigido por el Letrado don Francisco Vicente Domínguez, y en representación del procesado Emilio el Procurador doña María Amparo Alonso León, y dirigido por el Letrado don Fernando Centurión y Fernández Miranda, y como parte recurrida el señor Abogado del Estado. Siendo Ponente el excelentísimo señor Magistrado don Manuel García Miguel.

RESULTANDO

RESULTANDO que el fundamento de hecho de la sentencia recurrida dice así: Primero. Resultando probado, y así se declara, que alrededor de las 4.30 de la tarde del día 30 de agosto de 1979, el procesado Emilio , de 36 años de edad, de buena conducta, sin antecedentes penales, con permiso de conducir legalmente habilitado para ello, circulaba por la carretera N-620, Burgos-Portugal, en esta última dirección, conduciendo el vehículo articulado tractor matrícula Z-01704-R, con seguro obligatorio en la Mutua Nacional del Automóvil, propiedad dicho vehículo de "Transportes Carreras, S. A.", por cuya cuenta y orden efectuaba la conducción el procesado, habiendo sido declarada responsable civil subsidiaria dicha empresa, el referido acusado que había ingerido en el trayecto bebidas alcohólicas que le habían producido un grado de alcoholemia de 1,5 gramos por 1.000 ce al llegar al kilómetro 47,800 de la mencionada vía que tiene una anchura de pavimento de 8,20 metros término municipal de Palenzuela, donde hay una curva a la derecha de reducida visibilidad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS