Sentencia nº 333/2011 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 9 de Mayo de 2011

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
Procedimiento:CIVIL
Ponente:JUAN ANTONIO XIOL RIOS
Fecha de Resolución: 9 de Mayo de 2011
Número de Resolución:333/2011
Número de Recurso:126/2005
Emisor:Tribunal Supremo - Sala Primera, de lo Civil
RESUMEN

CONTRATO DE EJECUCIÓN DE OBRA. RECLAMACIÓN DE OBRA. HEREDEROS. LEGITIMACIÓN PASIVA. Se ha producido la infracción denunciada porque la sentencia impugnada declara la existencia de una aceptación previa de la herencia por los hijos como causa que invalida la renuncia a la herencia, mediante el argumento de que existe por parte de uno de los hijos la ocupación de una vivienda adquirida mediante... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a nueve de Mayo de dos mil once.

Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los señores al margen indicados, el recurso extraordinario por infracción procesal que con el n.º 126/2005 ante la misma pende de resolución, interpuesto por la representación procesal de D.ª Luisa , D.ª Marí Jose , D. Gaspar y D. Narciso , aquí representados por la procuradora D.ª Pilar Huerta Camarero, contra la sentencia de 29 de octubre de 2004, dictada en grado de apelación, rollo n.º 184/2004, por la Audiencia Provincial de Sevilla, Sección 5 .ª, dimanante de procedimiento de juicio ordinario n.º 204/2002, seguido ante el Juzgado de Primera Instancia n.º 21 de Sevilla . Habiendo comparecido en calidad de parte recurrida la procuradora D.ª Blanca Berriatua Horta en nombre y representación de Contratas e Infraestructuras, S.A.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

- El Juzgado de Primera Instancia n.º 21 de Sevilla dictó sentencia de 31 de julio de 2003 en el juicio ordinario n.º 204/2002 , cuyo fallo dice:

«Fallo.

Se estima la excepción de falta de legitimación pasiva, planteada por la representación de D. Narciso , D.ª Luisa , D.ª Marí Jose y D. Gaspar , y sin entrar en el fondo de la reclamación planteada, se desestima la demanda presentada por la representación de Contratas e Infraestructuras, S.A. No se hace expresa condena de las costas causadas en esta instancia».

SEGUNDO

- La sentencia contiene los siguientes fundamentos jurídicos:

«Primero.- La actora reclama una cantidad a los herederos de D. Gaspar , como consecuencia de la deuda que este tenía con la actora derivada de unas obras que hicieron por encargo de este señor. Y antes de entrar en la existencia o no de la deuda, y admitiendo la existencia del contrato de ejecución de obras, es necesario estudiar si los demandados están legitimados pasivamente para responder de las deudas que pudo contraer en vida D. Gaspar , alegándose una falta de legitimación ad causam , que exonera a los demandados de cualquier obligación que hubiese contraído su fallecido padre, basando esta excepción en el hecho de que renunciaron y repudiaron la herencia de su padre. Y así el artículo 10 de la Ley de Enjuiciamiento Civil nos dice que para que una parte pueda ser considera como legítima tiene que ser titular de la relación jurídica y objeto litigioso; y en este sentido hay que preguntarse si los herederos de D. Gaspar se pueden considerar vinculados por la relación jurídica que su padre tuvo con la actora, mediante un contrato de ejecución de obras, y por tanto pueden resultar deudores de las cantidades que entre ambas partes estén pendientes; y respecto a esta pregunta hay que decir, que si se hubiese aceptado la herencia, de forma expresa o tácita como permite el artículo 999 del Código Civil , se hubieran transmitido a los herederos, no solo los bienes, sino todos los derechos y obligaciones, incluyéndose en estos últimos las deudas que frente a terceros pudiera tener; pero no es el caso que nos ocupa, pues en este los hijos, presuntos herederos de D. Gaspar , en escritura publica, como exige el artículo 1008 del Código Civil , renuncian y repudian la herencia de su padre con fecha 12 de diciembre de 2001 , más de un año antes de que se produjera esta reclamación judicial, por lo tanto dicha renuncia y repudiación hace que los hijos queden exonerados, frente a terceros, de cualquier reclamación que se pueda hacer por obligaciones contraídas por su padre. La actora veladamente insinúa que se trata de una renuncia "preparada" ya que actualmente hay hijos que disfrutan de bienes que dejó el fallecido en su herencia, como es una vivienda sita en AVENIDA000 n.º NUM000 , cuando se ha probado documentalmente que la misma la vendió D. Gaspar a su hija Luisa en escritura publica el 20 de octubre de 1995, más de dos años antes que se firmara el contrato de ejecución de obras que se reclama. Por lo tanto hay que estimar que existe una falta de legitimación ad causam de los demandados, ya que la condición que el demandante atribuía a los demandados no existe pues no adquirieron los derechos y obligaciones que a su padre le correspondían al haber renunciado y repudiado la herencia, por lo que se debe desestimar la pretensión de la actora sin entrar en el fondo de la cuestión planteada.

Segundo.- La estimación de la excepción planteada, que hace presumir que la actora no tenía verdadero conocimiento de la renuncia de los hijos a la herencia de D. Gaspar , lo que le llevó a plantear la reclamación sobre los mismos, entendemos que su conducta se puede encajar dentro de las dudas de hecho que se recogen en el artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil , para que no se haga expresa condena de las costas causadas en esta instancia».

TERCERO

- La Audiencia Provincial de Sevilla, Sección 5.ª, dictó sentencia de 29 de octubre de 2004, en el rollo de apelación n.º 148/2004 , cuyo fallo dice:

«Fallamos.

Que estimando en parte el recurso interpuesto y revocando la sentencia que, con fecha 31 de julio de 2004, dictó el Juzgado de Primera Instancia número 21 de esta ciudad , en los autos de juicio ordinario de que el presente rollo dimana, debemos condenar y condenamos a los demandados D. Narciso , D.ª Luisa , D.ª Marí Jose y D. Gaspar a que, solidariamente, abonen a la actora, Contratas e Infraestructuras, S.A., la suma de 134 816,96 euros y los intereses legales de la misma desde la fecha de interposición de la demanda, sin que se impongan las costas de ambas instancias».

CUARTO

- La sentencia contiene los siguientes fundamentos jurídicos:

«Primero.- Tras el examen y valoración de lo actuado, el Tribunal discrepa, abiertamente, del criterio del juzgador de instancia y, a diferencia de este, considera que se han acreditado en el pleito motivos suficientes para estimar que los hermanos demandados, D. Narciso , D.ª Luisa , D.ª Marí Jose y D. Gaspar , aceptaron la herencia de su padre D. Eleuterio , aunque fuera de una manera tácita, por lo que, siendo irrevocable la aceptación, una vez hecha, como dispone el artículo 997 del Código Civil , no puede surtir efectos la repudiación que, posteriormente, llevaron a cabo mediante el otorgamiento de la correspondiente escritura publica, con la consecuencia de ostentar legitimación para ser sujetos pasivos de la reclamación que Contratas e Infraestructuras, S.A. les formula en este procedimiento, como herederos de su padre fallecido, al quedar responsables, por la aceptación, y conforme a lo dispuesto en el artículo 1003 del mismo código , de todas las cargas de la herencia, no solo con los bienes de esta, sino también con los suyos propios.

Segundo.- Uno de los motivos que nos llevan a apreciar la existencia de esa aceptación previa de carácter tácito, que invalida la posterior repudiación, lo constituye la naturaleza simulada, encubridora de una donación, radicalmente nula, de la venta que hizo el Sr. Eleuterio , en favor de su hija D.ª Luisa , de un piso en la AVENIDA000 , número NUM000 , de esta ciudad, donde actualmente reside, pues, al no existir compraventa y ser nula la donación, la ocupación del piso que fue de su padre no puede entenderse sino en cualidad de heredera de este, evidenciando una aceptación tácita de su herencia, que, como señala el artículo 999 , "es la que se hace por actos que suponen necesariamente la voluntad de aceptar o que no habría derecho a ejecutar sino con la cualidad de heredero".

»Tercero.- Consta suficientemente acreditada, a juicio del tribunal, la simulación producida, por la que se dio la apariencia de contrato de compraventa, radicalmente nulo, por falta de causa, a tenor de lo dispuesto en el artículo 1275 , a la donación que, realmente, encubría, que es igualmente nula, al no reunir los requisitos de forma que, con relación a la donación de inmuebles, señala el artículo 633 , ya que la escritura pública otorgada no refleja la voluntad de donar y la correlativa de aceptar la donación, requisitos que la jurisprudencia viene reiteradamente considerando de carácter esencial, provocando su ausencia la nulidad de la donación (sentencias de 4 de diciembre de 1975, 20 de octubre de 1992 y 28 de mayo de 1996), lo que, únicamente, ha mitigado cuando se trata de donaciones remuneratorias, animadas por el motivo causalizado de recompensar al donatario de los servicios prestados al donante ( sentencias de 9 de mayo de 1988 , 20 de julio de 1993 y 30 de septiembre de 1995 ), supuesto que no es este, puesto que se trataría aquí de una donación de carácter puro y simple.

»Cuarto.- Como es de sobra conocido, en esta materia no es necesaria una prueba contundente y directa de los hechos que entrañan la simulación y la jurisprudencia viene admitiendo la validez y suficiencia de una prueba indiciaria o indirecta, dada la dificultad que, normalmente, supone la acreditación de tales hechos.

»Quinto.- Pues bien, en este caso se han constatado los indicios o presunciones que, habitualmente, revelan la existencia de la simulación y que los tribunales ponen de manifiesto en sus resoluciones, como son:

»1.° El indicio del tempus suspectus , el que la transmisión cuestionada se efectúe en un periodo sospechoso, tras haber contraído el transmitente una o varias deudas que comprometen seriamente su patrimonio, o en previsión de esa situación, y con la finalidad de sustraer el bien transmitido a las acciones que puedan entablar los acreedores para el cobro de sus créditos, pues consta, al menos, en este caso, que el padre de los demandados llevó a cabo la promoción de unas viviendas cuya construcción encomendó a la actora, que, por su intervención reclama la suma de 202 899,52 euros, que considera...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS